Primer Derecho Fundamental

Visitan este blog

Los sábados, me apunto.

Acercándose la Navidad.


Y yo con éstos pelos.

El trabajo, la familia, los amigos... Un ratito de meditación no vendría mal antes de afrontar con alguna garantía la celebración del Nacimiento de Jesús, el Niño-Dios. Y digo "alguna garantía" por no decir "siendo conscientes de" o "dándole sentido a".

Voy a ello.

No somos nadie.


¡Qué vida ésta!!

Han pasado cinco meses desde mi anterior entrada en el blog, y no ha pasado nada. Tampoco lo he echado de menos, fíjate. Mi desconexión temporal voluntaria de internet a nadie ha preocupado, ni siquiera a mi mismo. Alguien podría preguntarse..¿Y en base a qué tenemos que preocuparnos de un fulano anónimo que escribe paparruchas en un blog? ¿A quién le interesa?

Pues tendría toda la razón. Y es que no somos nadie.

El que escribe, y evidentemente, también el que se lo pregunte...

El niño.



Esperanza desde lo alto....

¿Qué mira ese niño?... o más bien, ¿qué ve ese niño?

No parece ser la herrumbre ni los escombros en los que está absorto. No es tampoco el patio destrozado, las paredes resquebrajadas ni la techumbre derruida. Diríase que algo le ha sorprendido allá en lo alto.

Quizá el niño dibujaba garabatos en su cuaderno. Bien podría ser que, sentado en el duro poyete de piedra, dirimiese sus primeras operaciones matemáticas sumando o restando cifras dictadas al son de las bombas de alguna guerra indescifrable.

Frágil niño rodeado de una pesada carga. Inocente pequeño mirando el cielo a través de lo accesorio. ¿Qué ve ese niño? Podríamos analizar su expresión e imaginar su sueño.

Ese soñar despierto con que los niños miran a veces, armados de valor y desnudos de alma. Anunciando otro mundo posible.

Esperanza es el reflejo de la luz en sus ojos.

Dulce niño que miras a lo alto: no hay miedo en lo que ves porque tú no tienes miedo. De nada sirve que nosotros nos preguntemos sobre el objeto de tu mirada. Es sólo tuya. Lo único verdaderamente importante de la fotografía - cuadro azul pintado de realidad- es tu presencia, tan imponente que desborda lo que te rodea.

Sentado en el borde de la nada, tú lo eres todo.




Familia y Vida.



Familia.

Hoy se ha aprobado en el Parlamento Español la Ley de matrimonios homosexuales, equiparando las uniones entre personas del mismo sexo con el matrimonio tradicional entre hombre y mujer. Así, España tiene el dudoso honor de ser pionero en denominar matrimonio a la unión de dos hombres, o dos mujeres.

No sabemos cuál será el siguiente paso. No hay duda que una vez cerrado el debate (¿he dicho debate o rodillo?) sobre la conveniencia de llamar matrimonio a lo que sin duda, no lo es, tengamos que asistir a otra serie de reivindicaciones de lobbies más o menos representativos de la sociedad, como pueden ser los tríos, los matrimonios incestuosos, los hermanos, las comunidades de vecinos, y los "yo me caso con mi perro porque es más fiel, y no me pone mala cara". Todo es posible en la viña del Señor Progresista.

Mi caso es terroríficamente normal. Tan normal, que está considerado arcaico y claramente homófobo. Un día me casé con mi mujer y el Estado me tenía preparada una protección jurídica que me garantizaba un puesto básico en la sociedad, entre otras cosas para contribuir a engrosar las arcas del Estado con mis impuestos, evidentemente. Hoy me he levantado con otro talante. Ya sé que puedo divorciarme si me da la gana sin ningún motivo plausible, obviando el engorroso trámite de la separación. A los tres meses, libre como un pájaro. Nada de responsabilidades ni compromisos. Además, con esto de la equiparación tan saludable y simpática, puedo inmediatamente volver a casarme con un señor barbudo que puede ser mi primo, porque al Estado le da igual. Adoptaré a quien crea conveniente, pues tengo derechos inalienables a tener hijos, como todo el mundo. Cuando mi querido barbudo se canse de mi, ya veremos qué hago. Quizá vuelva a la conducta heterosexual y me arrejunte en comuna con varias mujeres, registrándome como pareja o comunidad de hecho en el Ayuntamiento más próximo.

En fin, no hay límites a mi egoísmo patológico. Cuando se trata de libertades, soy el primero en correr a apuntarme. No puede ser de otra forma. Ya era hora que el Estado quitase trabas para que yo pueda hacer y deshacer a mi antojo. Liberalismo puro encubierto de falso socialismo. En la moral,(¿qué es eso?) los extremos se tocan.

Voy corriendo a decirle a mi mujer que nos hemos quedado obsoletos. Somos como viejas máquinas de procrear y pagar impuestos. Voy a proponerle que nos separemos inmediatamente, porque esto no puede seguir así. Desde hoy mismo, duermo en el sofá. Y a nuestros hijos no nos queda más remedio que darlos en adopción a cualquier pareja moderna homosexual, monoparental, pluricomunal.. para que por fin, sean felices en esta sociedad tan abierta y solidaria.

Anda!, pero si encima mi mujer y yo somos creyentes!!. Qué barbaridad, no tengo remedio. Comprendo que en este país ya no haya sitio para nosotros.

Mirada Final.


La soledad, en que hemos abierto los ojos.

La soledad en que una mañana nos hemos despertado, caídos, derribados de alguna parte, casi no pudiendo reconocernos. Como un cuerpo que ha rodado por un terraplén y, revuelto con la tierra súbita, se levanta y casi no puede reconocerse.

Y se mira y se sacude y ve alzarse la nube de polvo que él no es, y ve aparecer sus miembros, y se palpa: «Aquí yo, aquí mi brazo, y este mi cuerpo, y esta mi pierna, e intacta está mi cabeza»; y todavía mareado mira arriba y ve por dónde ha rodado, y ahora el montón de tierra que le cubriera está a sus pies y él emerge, no sé si dolorido, no sé si brillando, y alza los ojos y el cielo destella con un pesaroso resplandor, y en el borde se sienta y casi siente deseos de llorar.

Y nada le duele, pero le duele todo.

Y arriba mira el camino, y aquí la hondonada, aquí donde sentado se absorbe y pone la cabeza en las manos; donde nadie le ve, pero un cielo azul apagado parece lejanamente contemplarle. Aquí, en el borde del vivir, después de haber rodado toda la vida como un instante, me miro.

Esta tierra fuiste tú, amor de mi vida? ¿Me preguntaré así cuando en el fin me conozca, cuando me reconozca y despierte, recién levantado de la tierra, y me tiente, y sentado en la hondonada, en el fin, mire un cielo piadosamente brillar?

No puedo concebirte a ti, amada de mi existir, como solo una tierra que se sacude al levantarse, para acabar cuando el largo rodar de la vida ha cesado. No, polvo mío, tierra súbita que me ha acompañado todo el vivir. No, materia adherida y tristísima que una postrer mano, la mía misma, hubiera al fin de expulsar.

No: alma más bien en que todo yo he vivido, alma por la que me fue la vida posible y desde la que también alzaré mis ojos finales cuando con estos mismos ojos que son los tuyos, con los que mi alma contigo todo lo mira, contemple con tus pupilas, con las solas pupilas que siento bajo los párpados, en el fin el cielo piadosamente brillar.

Vicente Aleixandre.

Mamá y Papá.


Más de un millón y medio de personas se han reunido el sábado pasado en Madrid bajo el lema "La familia Sí importa." La sociedad civil se mueve. Las personas no se conforman con esa especie de "estandarización de los valores políticamente correctos" -el pensamiento único- que se pretende imponer desde los medios de comunicación.

Algo tan básico como es el derecho de los niños a tener una madre y un padre, -polos complementarios abiertos a la procreación desde el principio de los siglos- son negados sistemáticamente por un gobierno al que le importa más la demagogia de una supuesta igualdad, que la protección jurídica de la familia.

Todo vale para manipular una manifestación modélica: se acusa a los organizadores de ser la derecha más retrógrada y reaccionaria. En un periódico se les ha etiquetado como "sociedad clerical". En las televisiones se ha empezado a bombardear a los televidentes con debates sesgados, con ataques feroces a la familia, con forzadas equiparaciones donde, al ser todo relativo y discutible, cualquier cosa vale mientras lo decida la mayoría.

Y sin embargo, ahí está el 92% de la sociedad representada por el foro de la Familia. Padres, madres, hijos, hermanos, abuelos..., todo un imbricado laberinto de parentescos y árboles genealógicos que desplazan cualquier análisis del más sesudo intelectual progresista al limbo de los despropósitos. Por mucho que pretendan torcer con palabras y argumentos la realidad biológica y social de la familia tradicional, desprotegiéndola a su antojo, no podrán destruir la unidad básica de la sociedad civil.

El precio, sin embargo, lo pagamos todos, y en especial aquellos más vulnerables. Las consecuencias de desvirtuar el matrimonio, convirtiéndolo en mero documento contractual entre personas adultas, abre cualquier proceso de unión a voluntad de los contrayentes, e hipoteca el desarrollo ideal y completo de los niños. ¿Por qué no casarme con mi hermano? ¿Y un trío? ¿Cómo negar la poligamia, si todo vale?

El gobierno legisla haciendo hincapié en la excepción, convirtiéndola en regla. Habrá entonces que convertir a los actuales mandatarios en minoría, para ser consecuentes. En las próximas elecciones les esperaremos.

La familia SÍ importa.


Splendor Veritatis.


Tu rostro, que aparece -un relámpago- y que
desaparece. Muero buscando entre palabras
apagadas un ascua de verdad que ilumine un
instante ese rostro. Haberlo casi visto
-un reflejo en el río- y vivir solamente
para volver a verlo. Que aparece -un
relámpago-y que desaparece. Qué dolor
y qué gozo este mover palabras, materia
que se cierra con espesor de piedra sobre
Tu luminosa permanencia, o que logra un destello,
o siquiera nos permite ese leve temblor de
Tu inminencia bajo la piel de un verso.

Es esto la poesía:
buscar en las palabras, con las palabras,
contra las palabras Tu rostro, que aparece
-un relámpago-y que desaparece.

Miguel D´Ors.

La Paz auténtica.


Extracto de la carta de la madre de Joseba:

"Y he pensado en el sueño de poder llorar a los muertos por haber rendido a ETA. En una paz sin trampas y en llorar, en ese momento, con la conciencia limpia y tranquila. Y cerrar por fin el duelo.

¡Qué solos se han quedado nuestros muertos, Patxi!"

Podemos desviar la atención del respetable con multitud de peregrinas derivaciones sobre lo que realmente está pasando en España. Podemos establecer paralelismos forzados con el fin de ajustar el deseo indiscutible de paz al partidismo del actual juego político. Pero es imposible llegar a la conclusión que la Paz, con mayúscula, consiste en ceder sin contraprestación, como si la cuestión principal fuese dar la razón a ETA con tal de que deje de matar. El asesinato es radicalmente opuesto a la razón.

El precio político para conseguir la Paz, tal como está planteado ahora, es la independencia del País Vasco del resto de España. Y algunos ingenuos piensan que sólo acaba ahí. Es el primer paso. Cuando algunas voces previenen las consecuencias sociales y económicas que se derivan de ello, se les tacha de apocalípticos. Cuando se insiste que ETA no tiene porqué dar por concluido el chantaje, una vez cumplido su primer objetivo, pudiendo convertir Vascongadas en una república bananera (programa de su brazo político), te llaman reaccionario y antidemocrático. La casa por el tejado.

Sistemáticamente se niega que pueda haber éxodo de ciudadanos fuera del País Vasco, cuando ya lo hay. No se explica que no habrá posibilidad de mantener las pensiones, ni el Estado de Bienestar. No se quiere creer como probable una progresiva balcanización de España, con fuertes tensiones que con el tiempo desemboquen en un conflicto armado.

No quiero ser lobo con piel de cordero, ni oveja que va al matadero. Estoy convencido que las consecuencias de negociar con ETA serán un desastre para los que creen en una paz sin trampas, en una paz auténtica.

Calumnia, que algo queda...


Para D.José Luis Biendicho, portavoz de la Plataforma de Gays y Lesbianas del PP. El otro día en el programa de radio GOMAESPUMA declaró que condenaba el apoyo del PP a la manifestación de las familias, y que si no rectificaban, iba a empezar a decir "quiénes eran gays dentro del Partido Popular, y los obispos con quien se había acostado". Ridículo hasta el esperpento. En fin...

Biendicho pluraliza con quien se acuesta,
calumniando, confundiendo a quien le atienda,
desgranando tópicos, azuzando la contienda,
inventando escándalos para agüarnos la fiesta.
--
Caballo de troya del PP, pendón progresista,

dimisionario de todo y portavoz de la Injusticia,
ínclito personaje del aparato, oportuno protagonista
nos ha resultado ser, ay!, un vulgar chantajista.
--
No es casualidad que este defensor acérrimo,

aproveche la radio denunciando al respetable
los ardientes pecados de supuesta gente "innombrable".
--
No es casualidad, -oh! Hércules libérrimo-,

que ahora acuse al clero de forma despreciable:
el concepto de familia, para él, debe ser inaguantable.

Hora de renovar el Blog.


Hace ya bastante tiempo que no escribo nada en la bitácora. Motivos he tenido que no vienen al caso. Intentaré actualizarlo a partir de ahora en un tiempo razonable.

En esta etapa que se abre, (o se cierra) no puedo menos que recordar la página web donde he pasado ratos muy agradables a lo largo de los últimos dos años. Detrás de los nicks que pululan por allí, hay personas que valen la pena, y que dedican gran parte de su tiempo libre a trabajar actualizando los contenidos, buscando y comentando noticias de actualidad, y luchando con denuedo por desterrar cualquier tipo de terrorismo.

Savia nueva ha entrado en la web de paz-digital. Espero que hagan un buen trabajo para que no se desperdicie tanto esfuerzo, sobre todo el dedicado a investigar los tristes acontecimientos del 11-M. El fondo documental que tienen en la web sobre ese tema, creo que no es comparable con nada de lo que actualmente está colgado en Internet.

Suerte, paz-digital!!

Se me ha muerto el Papa.


Se nos ha muerto el Papa.

No voy a recordar lo que ha supuesto la magna labor de este hombre para la gente; es algo evidente y cualquiera puede reconocer la importancia vital que ha tenido en los grandes acontecimientos siendo el inductor -instrumento de Dios- de cambios radicales en el mundo.

Se me ha muerto el Papa.

Y me siento como un perrillo abandonado al borde de la cuneta. Y a la vez con la enorme alegría por saber que Juan Pablo ya ha llegado al final de su camino. Huérfano por la perdida. Esperanzado por la creencia de que hay respuestas más allá de mi entendimiento. Convencido que el Santo Padre se encuentra entre los hijos predilectos de Dios.

Cuando algo superaba mi capacidad para analizar y comprender razones, controversias, argumentos, miraba hacia arriba. Y Dios señalaba siempre al hombre que con su cruz diaria y ejemplo actual empequeñecía mis dificultades. Aquel que dió testimonio de Cristo hasta apurar la última gota de su existencia en la tierra: Juan Pablo II, el Grande.

Que el Espíritu Santo ilumine a los cardenales en la elección del nuevo Papa.



Juan Pablo II Posted by Hello

"Ya toca a Dios."


El Papa, Vicario de Cristo en la tierra, se nos muere.

Interminable sería rememorar el ímprobo trabajo desarrollado por Juan Pablo II a lo largo de su pontificado. El Papa bueno. El consagrado a la Vírgen María. El hombre que destrozó con su voluntad, comprensión y libertad el Telón de Acero. El hombre que apostó por el ecumenismo y el acercamiento a otros pueblos y religiones. El viajero incansable. El padre paciente. El amigo entrañable que llevaba el mensaje de Cristo por los confines del globo.

Ya casi toca a Dios. Y yo no sé si rezar por su salud, o porque al fin pueda saborear las mieles del triunfo. María, lleva al Santo Padre en tu regazo a Cristo, tu Hijo, y haz que el sacrificio de estos años sufridos gozosamente por el Papa iluminen los corazones de los que aquí quedamos.

Señor, dale el descanso eterno.
Brille sobre él tu Luz eterna.
Descanse en Paz, e interceda por nosotros.

Amén.

Don precioso de Dios.



LA VIDA HUMANA, DON PRECIOSO DE DIOS
Mensaje de los Obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida con ocasión del décimo aniversario de la Evangelium Vitae.
4 de abril de 2005
-------
-------
documentos/Conferencia/comisiones/ceas/familia/
VidaHumana2005.htm

Madre, Mírame



Posted by Hello
He realizado una pequeña presentación de powerpoint.
Cuando salte el diálogo, una vez pinchado el enlace correspondiente indicado un poco más abajo, es conveniente guardar el archivo en el disco duro.
Espero que os guste.
Un saludo.

Un día de julio..


Posted by Hello
Un día mojado de julio, siendo yo niño, hice un barco de papel y lo eché al arroyo. Yo estaba solo ¡y era tan feliz con mi juego!...Y eché mi barco de papel al arroyo.
Las nubes se pusieron negras, pasó el vendaval y cayó del cielo un diluvio. Y el agua fangosa, ancha y violenta, se llevó mi barco.
Pensé amargamente que la tormenta había sido solo contra mi ventura, que todo su daño había sido solo para mí.
Hoy, día nublado y largo de julio, meditaba yo en esos juegos de la vida en los que siempre perdí. Le reñía a mi destino por tanta y tanta treta, cuando, de repente, recordé el barquito de papel que se me fue en el agua del arroyo...
Rabindranaz Tagore

Un nuevo 11 de marzo.


Hoy, 11 de marzo por la tarde, he recibido una noticia especialmente grata: un familiar muy querido acaba de tener su primer hijo.

Hoy, en la conmemoración de las víctimas que fueron salvajemente asesinadas por el Terrorismo, hay otro motivo más para la esperanza. Aquella fría mañana de invierno del 2004 quedará como huella indeleble del horror fanático, pero también como ejemplo de solidaridad, de entrega y sacrificio por parte del pueblo madrileño y español. Para mí ahora será también un día de júbilo el 11-Marzo, porque ha nacido un niño.

La vida siempre pide paso.

Requiem por las víctimas.


Doblen por ellos las campanas,
y que su tañido matice
con diferentes sonidos
el aire fresco de la mañana.

Hoy veo: todo son miradas;
hoy amo: todo me recuerda
a las víctimas inocentes
que murieron por la espalda.

Doblen por ellos las campanas.
Sean de donde sean,
quieran, hablen y opinen
lo que les venga en gana.

Dios acoja sus vidas truncadas
por el absurdo filo del terror;
y mitigue el dolor que nos hace
hoy llorar lágrimas amargas.

Por ellos hay que tener esperanza.
Las víctimas son de todos nosotros,
un pedazo de vida que permanece
prendida en nuestra alma. Que doblen;

Doblen hoy por ellos las campanas.

---------------------------------------------------

Hoy, 11-marzo, hay que rememorar el sacrificio de los hombres, mujeres y niños que murieron asesinados dentro de los trenes. Pagaron con su vida por pertenecer a una sociedad democrática, abierta a todos, LIBRE.

Descansen en paz y que Dios los tenga en su Gloria.

Hablemos del miedo.


Maldito Aniversario.
11-Marzo-2004. 7:35 a.m. Madrid.

Tengo atravesado el corazón por esquirlas invisibles de miedo.
En Atocha, el tren estalló segando la vida de 192 personas.
Miles de heridos de cuerpo. Millones de alma.
El goteo de vidas asesinadas por ETA en 30 años gritan de nuevo en los trenes pidiendo justicia.
Algunos sólo oyen palabras en árabe.
Yo y Nosotros preguntamos por qué.
Los asesinos responden tres días más tarde.

Tengo atravesado el corazón por esquirlas invisibles de miedo.
No hemos querido acabar con ETA.
Las víctimas sabían hacerlo, pero no hicimos caso.
Hablamos de diálogo, talante y democracia.
Por eso sacamos a las tropas fuera de Irak, y ser los primeros, ser los primeros.
Me tapo los oídos cuando algo no me interesa; miramos hacia otro lado.
Los asesinos sonríen mientras doblamos la esquina.

Tengo atravesado el corazón por esquirlas invisibles de miedo.
Cuando bajamos la cabeza, sólo queda esperar otro maldito aniversario.
Dando tumbos, preparo la siguiente salida de emergencia.
Diálogo, negociar, cesión, respiramos otra bocanada, cesión, negociar, diálogo.
Cállate, o te pondrán otra bomba.
Tendrás la culpa.
Mira que te lo advertí, porque yo..

Tengo atravesado el corazón por esquirlas invisibles de miedo.
Yo ahora no soy sospechoso. No hay motivo.
Ya sabemos qué teclas tocar y cuáles son mis amigos.
Yo y Nosotros somos el Pueblo, éste Pueblo, ése Pueblo,
y juntos vamos a celebrar el maldito aniversario.
Maldito Aniversario.
Al fin y al cabo, soy Yo, somos Nosotros, es el Miedo.

Cuento inconcluso.


Érase una vez un niño...

El niño fue abortado.

Morir del todo.


En el lecho de muerte estoy, agonizante. Ya los sueños escapan peregrinos, mezclándose con recuerdos de infancia, postergando la reflexión y el análisis acostumbrados a pequeños latidos inconexos de realidad.

Yo que siempre había mantenido una posición teórica basada en la razón; yo que había hecho de la prueba dialéctica, del criterio epistemológico, un enorme tinglado cuyos cimientos consideraba sólidos; yo que no había admitido otras pruebas distintas de las de tipo matemático o de la ciencia experimental, denunciando desde la filosofía la emponzoñada trampa metafísica, negando la necesidad de una “causa primera no causada”, un “ser necesario y no contingente”, un “primer motor inmóvil”...

¡Ay! Qué cerca me encuentro de no ser, de la nada... Así es como he definido desde siempre la existencia del hombre: Como un conjunto de componentes químicos que se interrelacionan, evolucionan y cambian. Hubo un tiempo en que me atormentó la idea de un principio de las cosas, pero me repugnaba la idea de un diseño preestablecido. Ningún género de conocimiento es más exacto que la ciencia, por lo que me abstuve de preocuparme más de lo necesario en otras cuestiones falaces que en nada ayudaban a mi descubrimiento de la realidad.

Debo encontrarme sin duda en esas horas de lucidez que preceden al fin. Vivo ya de prestado, enchufado a unas máquinas que extienden sus tentáculos sobre mi cuerpo, inmisericordes. La habitación es apenas un cuarto aséptico, inundado de luz azul parpadeante. Sin ventanas, sin rostros.

He aprendido a convivir con la soledad, convirtiéndola en mi más fiel compañera y amiga. Ella ha crecido conmigo, presta a olvidar la infancia, solícita en la adolescencia. Los años fueron cayendo fructíferos, intensos en conocimientos y esfuerzo. Cuando por fin perdí la fe, logrando desembarazarme de los prejuicios, de ese error trágico vestido con ropajes irreales, un vacío infinito ocupó el lugar donde poco antes luchaba con Dios. Entonces la soledad se me presentó adulta, mujer completa. Y la amé en silencio, haciéndola acreedora de mis desvelos. Ahora, esa soledad que creía segura, está anegando sin piedad los últimos resquicios de mi alma. Se ha convertido en algo autónomo, vibrante, gigantesco. Ahora, cuando la muerte acecha en el páramo de la conciencia, noto que está terminando de devorarme, tratando de acabar con los restos de esperanza que aún pudiera quedarme..

He aquí la soledad plena, la que sustituye a Dios; dicen que la partida de Dios no se compensa con la llegada de nada, que es inútil rellenar su vacío con sentimientos y vivencias; la pérdida es absoluta. Pero la soledad me ha acompañado espléndida a lo largo de los años, ayudándome a simplificar, aplicando un reduccionismo eficaz cuyas opciones son simples: no hace falta explicar a Dios, pues en la esencia divina está el no requerir explicación, o bien, hay una regresión infinita donde un Meta-Dios crea a Dios y así sucesivamente. De nada me sirven ahora las sesudas hipótesis que he defendido apasionado ante la cruda imagen de los catéteres inyectando esperanza en mis venas. No hay regresión posible en la muerte y necesito hallar una explicación antes de que se me acabe el tiempo, para enterrar esta infinita soledad que quiere matarme del todo.

No sé que extraños pensamientos me asaltan en las horas postreras. Resuenan golpeando en las sienes conjeturas ya olvidadas, y ya no sé qué es filosofía o metafísica, qué religión, superstición, mitología, qué sistema, lenguaje o Dios. Intento fijar las ideas, recordando mis autores favoritos, abundando en pasajes románticos en los que la muerte aparecía liberadora de mi sufrimiento..Pero sólo me viene a la memoria aquella reflexión de Unamuno:

“Y si no muero ,¿Qué será de mí? Y si muero, ya nada tiene sentido.”

No quiero morir del todo. No soporto la idea, tan cercana, de que mi existencia no haya tenido sentido, ni tampoco que se reduzca a una cita en la Historia, o un bonito epitafio en mi lápida. Ni siquiera me importará el dolor de aquellos que han compartido su vida conmigo. ¿Acaso puedo atribuirme sentimientos o acciones después de muerto? Unamuno lo comprendió a tiempo: si morimos del todo, no es que la vida no tenga sentido, sino que el acto concreto que en este momento realizo, no tiene trascendencia ni importancia alguna, pues es necesario que la tenga siempre. De otro modo, no la tiene YA.

He estado muerto en vida: ese es el vacuo destino que yo he forjado con mi libertad. No hay soledad más profunda y áspera para el hombre que morir del todo.

¿Hasta cuándo el aborto será permitido?


No hay ninguna respuesta a tu pregunta.
Oye, ¿No será acaso demasiado directa?
Quizá la imagen del niño no les resulta
convincente, y por eso nadie contesta.

Puede que sea la dejadez, brutal indiferencia,
o la impertérrita dureza del corazón humano.
Puede que para algunos sea una vulgar afrenta
recordarles de dónde venimos, y a dónde vamos.

Quizá se sientan aludidos por un pequeño neonato
cuyo terrible delito prescribe con el nacimiento:
justificar la sutil barrera que separa del asesinato
no debe ser tarea fácil; aunque mueran a cientos.

Para Pelayo o Covadonga ya no hay oportunidad.
Ver los trozos de un bebé no moviliza a la gente.
Al Hombre de hoy no le queda pizca de dignidad,
siquiera para reconocer las víctimas más inocentes.

150.000 fallecidos nos dejó en Asia el maremoto,
en la mayor catástrofe natural de toda la historia.
80.000 niños al año sólo en España por el aborto.
¡Sepulcros blanqueados! Gravadlo en la memoria.

Primero UNO.


Tengo una teoría. La denomino “PRIMERO UNO”.

Muchas veces tenemos las ideas muy claras en torno al problema del aborto, pero nos perdemos en disquisiciones y planteamientos, sin ningún tipo de acción efectiva. Y eso es porque la enormidad del problema, el conjunto de todo lo que hay que hacer para erradicar el aborto, hace que los ánimos se diluyan y parezca una empresa imposible, casi utópica.

No nos damos cuenta del valor de sólo una vida. Es al menos tan grandiosa como la propia. Incluso más, pues el nasciturus aún no ha tenido la suerte, ni la oportunidad, de desarrollar su vida como cualquiera de nosotros. La vida es absolutamente preciosa, única e irremplazable.

La teoría del PRIMERO UNO consiste en dedicarse a ayudar a sólo uno de ellos. El cercano, el que se encuentra próximo. No es necesario una dedicación plena, exhaustiva o exclusiva. Cualquier detalle positivo orientado hacia la acción puede ser de extraordinario valor. Puede ser la contribución monetaria; el voluntariado anónimo; el testimonio directo y continuo; en fin, la movilización personal para salvar a Uno. Será el primero. Pero el paso es absoluto, vital; su valor, impagable. Y esto, cualquiera puede hacerlo.

Tú también.

Datos impersonales

Mi foto
Ahora, entre nosotros, por la paz de Dios, ahora, entre nosotros, se puede contar la verdad: ya hay fuerza para echar raíces, y bondad para hacerse viejo. Al fin hemos encontrado cosas en común, y al fin, un acuerdo y un credo, y ahora yo puedo escribir sin riesgo, y tú, también sin riesgo, puedes leer. G.K.Chesterton.