Primer Derecho Fundamental

Visitan este blog

Los sábados, me apunto.

¡Feliz Navidad!



Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad...

Os deseo a todos los que detrás de la pantalla leen estas líneas, un verdadero día de felicidad entre las personas que queréis. Esta noche no es otra noche cualquiera. Celebramos el Amor con mayúscula, y la esperanza de la nueva vida gracias al nacimiento de un Niño-Dios. Esta noche, en el portal de Belén, como antiguamente los pastores y los Reyes, adoraremos a un niño envuelto en pañales.

Esta noche miramos de otra forma a nuestros hijos, y a ellos les brillan más los ojos mirando a sus padres, porque ha nacido el hijo de Dios entre nosotros.

Preparando la Navidad.



Este fin de semana hemos empezado a poner el Belén en casa. Hemos subido del trastero toda la parafernalia, guardada en sus cajas desde el año pasado. Aquí el musgo, metido en agua hasta reverdecer de nuevo; las rocas, fabricadas según la receta de la abuela; las figuritas, atesoradas con los años en pequeños puestos navideños; las luces intermitentes de colores, la arena de río, el papel pinocho, el serrín...

De repente, todo empieza a coger forma, como si fuésemos custodios de la tradición o herederos de los acontecimientos ocurridos hace más de dos mil años. Aguardamos para poner las figuras más importantes hasta que llegue la fecha indicada, aunque los Reyes Magos ya aparecen con sus pajes al otro lado del puente, acercándose día a día.

Mis hijos pequeños han reinterpretado el espacio de arena (para que luego quepan todos los adoradores del Niño-Dios) que se ve en la foto. Ayer les pillé desplegando las numerosas ovejas en un equipo, y los cerdos, caballos, patos y burros en otro; os prometo que en casa somos muy poco aficionados al fútbol: el perro era el árbitro. También han utilizado los soldados de Herodes para oscuras razzias en el gallinero, y han tirado a un pobre aldeano de cabeza al pozo.

Espero que no les dé ahora por el alpinismo o la redistribución inmobiliaria; al menos, hasta después de Navidad.

Contraluz




Hoy el mundo está lejos, encuadrado por el marco de la ventana. Apenas se nota el rosal a un paso del alféizar, suspendido como un torrente de lágrimas rojas. Al fondo, callejones largos y rectos anuncian el comienzo del camino. Y más allá de las montañas, invisible frontera, habrá más mundos e infinitos caminos; más callejones largos y rectos sumidos en sombras; un rosal desde la ventana, y alguien observando a través de ella, preguntándose -en celosa intimidad- la mejor manera de encuadrar sus cosas.

Y al contraluz de la vida.. pétalos, hojas, espinas y lágrimas rojas.

El día de la víctimas.



Gobierno, PSOE, PP, Partidos minoritarios en el Parlamento, Sindicatos, Patronal... todos los asistentes y convocantes de la manifestación de este martes han fracasado estrepitosamente. No han sido capaces de convocar más de 5000 personas, como una reunión de chiquillos en un patio de colegio gritando consignas.

La AVT, con Alcaraz a la cabeza, han demostrado infinitamente más poder de convocatoria que toda la clase política y social de este país hace tan sólo cinco días. La gente ha entendido que ninguna política antiterrorista puede establecerse sin contar con las víctimas. En esta manifestación se ha dado la espalda a la mentira, la hipocresía, el conchaveo, la oportunidad y estrategia política bastardas, la demagogia, el electoralismo, la traición flagrante y la negociación para rendir al Estado.

Hoy es el día de las víctimas, de Raúl Centeno y Fernando Trapero, de las personas que han sufrido el terror en sus cuerpos y almas, de la Asociación de las Víctimas del Terrorismo. Hoy es el día que hemos podido entrever la incapacidad de las clases dirigentes para entender que es el dolor y sufrimiento silencioso de las víctimas quienes realmente movilizan a la sociedad; es el ejemplo de cada una de las personas que han dejado su sangre y sus fuerzas las que hacen posible que el terrorismo no sea un problema político, sino una cuestión de vil asesinato; es la tenacidad y valentía de las víctimas lo que hace imposible una derrota de la sociedad civil frente a ETA.

Aunque nuestros estúpidos políticos tarden 40 años más en ponerse de acuerdo para acabar con los asesinos.

Petición solemne a Chávez.



Oh! Chávez..

Podrás someter a la gente a la más indigna condición de esclavo.
Podrás quemar a la entera oposición en tu infierno bolivariano.
Podrás arruinar el país, enfrentando hermano contra hermano,
cambiar la Constitución, robar a tu pueblo hasta el último chavo..

Pero, por Dios..

No cantes, no cantes, haznos el humilde favor de estar callado,
no sigas con tus canciones psicointerpretadas a grito pelado,
no alces tu voz de grillo, no chilles como un cochino capado,
no podemos ya aguantar tu lira, ni tus ínfulas de rey bastardo..

Y, si me apuras..

decirte que el referéndum de tu eternidad ha demostrado
que Venezuela no se rinde, que vamos a recuperar el Estado.
Decirte que este pueblo es libre, democrático y soberano,
y que ésta es la primera patada en tu gordo culo autoritario.


¡¡Viva Venezuela libre!!

Dos víctimas más


He imaginado una existencia felizmente anónima, circunscrita a la familia, amigos y conocidos; he imaginado un día en el que todo cambia: de repente un golpe furioso en el alma, y lluvia negra empapando los rincones que creíamos a salvo.

He imaginado los funerales, el silencio profundo de la noche sobre ataúdes negros, marrones, blancos. Y en el amanecer, al volver a casa, armarios llenos de ropa, cepillos de dientes ordenados en el baño, sábanas con dibujos de colores dobladas al borde de la cama. Y he imaginado un hombre erguido en el dolor, confuso por la pérdida absurda de su hermano y sus sobrinillas, mudando el objetivo de su vida para luchar con todas sus fuerzas contra los asesinos terroristas.

Anteayer le hemos visto luchar también, en un juzgado, y declarando por una denuncia interpuesta por el Gobierno que debería proteger a todas las víctimas -como él- del terror separatista. Francisco José Alcaraz ha tenido que enfrentarse -valiente y digno presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo- a los que tienen la obligación de protegernos, ampararnos, de garantizarnos un Estado de Derecho que promulgue y acate las leyes por las que se rige nuestra convivencia.

Y hoy, cuando he oído la noticia del atentado cometido contra dos jóvenes guardias civiles (Raúl Centeno y Fernando Trapero)por la banda terrorista ETA, no me ha hecho falta imaginarme nada: sabemos que hay dos nuevas historias truncadas de gente normal, como cualquiera de nosotros, que han caído en defensa de nuestra libertad y luchando por su país; sabemos que la inmensa mayoría de los españoles están con las víctimas del terrorismo y contra ETA; y sabemos que padecemos el peor Gobierno de la democracia, dirigido por Zapatero, un hombre cuyas estúpidas e irresponsables ansias de "paz" han convertido a España en meretriz de lujo del terrorismo: mercancía de votos según el interés electoral.

Tú y yo.



boomp3.com

-Señor Dios, aprovechando que estoy malito, quisiera abarcar el mar con mis brazos. Podría repartir gotitas de sal a todos los que lloran; quizá así sus lágrimas, cuando resbalen por sus mejillas hasta la comisura de los labios, sean como agua de azúcar. Pero claro, entonces ya no podríamos llorar con ganas cuando tengamos porqué hacerlo; sería cuanto menos, empalagoso. Imagínate, llorar por un amor perdido no podría ser lo mismo. Y cuando te das un golpe, o lloras de dolor, ira o rabia, sorber se me antoja desagradable. Incluso llorar de alegría sería insufrible y de mal gusto.

-Señor Dios, aprovechando que estoy malito, no se te ocurra tomar en consideración lo que te pida.

Gripe.




Tengo un trancazo de aúpa.

No sé quién me ha pegado la gripe, pero empiezo a sospechar de la portera. De forma sigilosa, se ha acercado por detrás como una sombra mientras recogía las cartas del buzón y, dándome un susto de muerte, ha preguntado si me encontraba bien.

¿Por qué habría de encontrarme mal? -No, es que está todo el mundo afectado por la gripe. Es bueno vacunarse. - Sí, desde luego, es muy aconsejable, Dorita. - Sepa usted (me espeta mientras agita un pañuelo blanco en la mano) que yo me vacuno siempre, siempre; una, a mi edad y viuda, tiene que estar preparada para todo. -Es usted muy prudente, Dorita; y muy competente en su trabajo: fíjese que ni la he oído acercarse. - Pues ya ve usted, haciendo mi trabajo. - Buenas tardes. -Buenas tardes y cuídese.

Eso fue ayer. Hoy por la mañana empecé con el moquillo y los estornudos. Ahora ya tengo fiebre, sudores y calambres. Me encuentro poseído de ese letargo febril que antecede al sueño, con los oídos taponados, una fuente en la nariz y ese típico carraspeo irritante en mi pobre garganta.

En la próxima Junta de Vecinos propondré una moción para elevar a la portera al rango de pitonisa y vidente. O puede que la denuncie por ser portadora de armas de destrucción masiva. Demasiados indicios: el aviso, el pañuelo agitándolo en mis narices, haberse vacunado... más parece una estrategia premeditada para sumir el Bloque en un caos, en venganza por no haberle subido el sueldo en un 12 por ciento.

¡Ay!.. pero qué malito estoy y que poco me quejo...

Día de bichos.



Este fin de semana lo hemos pasado en la Ciudad de las Artes en Valencia, viendo arquitectura y muchos bichos. Bichos de todos los tamaños y colores que, para más inri, nadaban. Así es como cataloga sabiamente mi hijo Nacho a todas las clases de peces que ha visto en el Oceanográfico de Valencia.

Pasaba un tiburón por encima nuestra en los tubos submarinos, y él gritaba: bichoooo. Palmeaba un pingüino en la zona del Ártico, y él lo señalaba diciendo: bicho, bicho. Con las rayas, las morenas, el pez del fondo del acuario y el cangrejo australiano, decía lo mismo.

Hasta que llegamos a la exhibición del estanque de delfines. Había unos monitores con traje de neopreno que nadaban al son, en estudiada coreografía, cuando una hermosa monitora pasó por delante nuestro animando al público. Nacho, señalándola triunfante, gritó con cara de asombro:

¡Bichooooo!!...

La vida sigue...



Hoy ha sido un buen día en el terreno profesional.

He firmado una obra que me "garantiza" al menos año y medio de trabajo por delante, aparte de las que actualmente están en fase de ejecución. Mi pequeña empresa de construcción se está haciendo grande, grande, y a mí lo que me apetece realmente es ser un albañil, un electricista, un carpintero, un pintor... (Cerrajero no hay más que uno), y no el que paga sus nóminas.

Mejor aún, un labrador concentrado en quitar las malas hierbas de su cultivo, sopesando las uvas cuajadas de mosto, o un agricultor desfilando entre sus naranjos y limoneros. Cada trabajo exige una responsabilidad adecuada a cada tarea, y la que está creciendo en mi vida diaria cada vez pesa más.

La responsabilidad hace libres a las personas pero, ¡coño!:¿cuándo libertad sin preocupaciones??

El mar y él.




Enano, juega con el mar ahora que está mecido por la brisa de la tarde; no esperes a que cambie y muestre su furor.

Aunque tú todavía creas que nada puede contigo.

Nostalgia de un cisne.





Algún día volveré a escuchar de nuevo esta antigua música,

Y me sorprenderá la luz de la tarde,
Abriendo las páginas de la vida como sólo tú supiste enseñarme.

Algún día te hablaré de frente como cuando era niña,
Y bailaré en tu regazo lo que tú quieras que baile.
Seré, si tú quieres, cisne de aguas tranquilas,
Seré, si tú quieres, las cuatro esquinas del aire,
Seré la niña que iba de la mano contigo,
y me dejaba llevar a cualquier parte.

Volveré a besarte en las mejillas,
Jugarás conmigo a acunarme,
Pongo al cielo por testigo
que aprendí del amor, por amarte.

Escuchando esta antigua música
Me habrá sorprendido la tarde,
Siendo yo de nuevo tu niña, siendo tú de nuevo mi padre.

(Para Schwan, por su entrañable post)

Memoria histórica y Memoria actual.




Ahora que está tan de boga la Ley de la Memoria Histórica, con declaraciones rimbombantes como la de Ian Gibson ("40.000 víctimas de Franco tiradas en las cunetas"), quisiera recordar que en los últimos quince años en España han sido asesinados más de medio millón de inocentes. No los encontraréis en las cunetas, sino en las basuras de las clínicas. Este genocidio silencioso causó el año pasado en España más de 80.000 muertos.

Me gustaría desde este humilde blog denunciar nuevamente la dictadura del pensamiento políticamente correcto representada por una mayoría inactiva o voluntariamente ausente, la hipocresía de una clase dirigente preocupada por desenterrar nuestros muertos del pasado para arrojarlos contra el adversario, y la brutal indiferencia de la sociedad actual para con su futuro, hipotecado por los niños a los que no han dejado vivir.

Déjense de memoria revanchista y miren a su alrededor.

Razonar...




-Hija mía, tienes que esforzarte más en matemáticas. No puede ser que falles esa operación tan fácil.
- Pero papá, si es que he contado con los dedos y me salía eso..
- Debes acostumbrarte a usar la cabeza, no los dedos.
- ¡Si sólo tengo una cabeza!

Megacoche.




Ayer pude conducir el nuevo y flamante coche de un amigo mío; es ése tipo de todoterreno actual cuyas características técnicas, extras variados, pijaditas indescifrables e indicadores a tutiplén, harían palidecer a la Enciclopedia Británica. Todo tecnología e informática. Todo calidad, fuerza y par motor. Das a un botón, y la suspensión sube como arte de magia. Pones marcha atrás, y ves en el supersalpicaderomeganavegador la imagen del aparcamiento trasero.

Le recuerdo a mi amigo en un momento de confortable éxtasis (asientos calefactados y climatización por zonas) que nuestros abuelos subían en burra al monte. Él me contesta que peor para ellos. Le hago saber los malos hábitos de la sociedad de consumo mientras pruebo embelesado el control de crucero, y él sugiere amablemente que me meta en mis asuntos. Le digo que para mí es más que suficiente mi coche (multiasientos modelo San Josémaría) y la carcajada resuena por encima de los subwoofers en su habitáculo hiperinsonorizado.

Entrañable paseo de dos buenos amigos. Estoy por atropellarle en cuanto baje para enseñarme lo cómodo que es abatir la tercera fila de asientos.

Semana internet-free




Esta semana ha tocado lectura. Compré el libro de Jesús de Nazareth (Benedicto XVI) y me dediqué a disfrutarlo en sorbitos pausados, como quien paladea un vino excepcional envejecido por los años, y sin embargo, de tanta actualidad.

Hemos pasado en familia el día de la Hispanidad. Ha sido divertido enseñarles las tropas desfilando, todas a ritmo marcial, y les he recordado que así les quiero ver desfilar cuando toque la hora del baño. Lo que más les ha gustado han sido los aviones, sobre todo los de la patrulla Águila, sobrevolando con sus colores rojo y gualda el cielo de Madrid.

Por un momento hemos soñado que todos somos España.

Historia de una escalera.




Cada peldaño, una etapa; cada piso, una encrucijada; cada cuadro, una fugaz distracción.

Y ahí la barandilla, presta para la ayuda, hasta llegar al final.



Free Burma!

4 de octubre de 2007

Campaña internauta mundial por la liberación birmana del yugo socialista

www.free-burma.org




Perdona el retraso.

Hoy estás apoyado en un banco del parque, encorvado en tu bastón, mirando fijamente a ninguna parte. Pareces ensimismado en algún recuerdo y tu semblante se ha puesto triste. Debes tener bargueños enteros de vivencias, llenos de cajoncitos estancos que de vez en cuando abres para ti. El que has abierto hoy huele a hojas secas de otoño, a bufanda deshilachada, a pañuelo de seda azul.

Y a un ramito de nomeolvides en el ojal de la tarde.

Ángeles en el aire




Hoy dejamos danzar a los ángeles. Hoy callamos diez minutos para dejar rezar a Wagner. Tristán e Isolda. Von Karajan. Jessye Norman.

Bienvenidos al cielo.

Puntos de inflexión.




Tenía 23 años. Recuerdo con claridad esa mezcla de novedad y juventud, como otra piel pegada al cuerpo. Dejar todo atrás y no volver la cabeza. Empezar de nuevo. Tener la vida por delante. Una conversación telefónica transoceánica. Una promesa de alojamiento en el sofá de un piso compartido. Mochila a la espalda, billete de avión y todo lo conocido queda atrás, en la seguridad de la costumbre.

Aeropuerto de Singapur, amaneciendo. Andar por la pulcra, brillante terminal buscando la puerta para el nuevo embarque. Ocho horas hasta el próximo vuelo. La mirada de reojo del funcionario mientras sella el pasaporte. Metro, dirección Orchard´s Road. Humedad hasta en los noodles. Aire acondicionado para escapar del agua y el calor irrespirables. Vuelta a la terminal. Un cigarrillo en el único cuarto donde se podía fumar en el aeropuerto, repleto de ejecutivos chinos.

Y la cabeza hirviendo de preguntas sin respuestas. Y el corazón lleno de aventuras.

Salir a cenar.




Ayer, viernes, salimos a cenar mi mujer y yo. Bien, cierto es que un comentario así no tendría ninguna trascendencia para el más común de los mortales, pero aquellos que hemos formado una familia numerosa sabemos lo difícil que resulta tener tiempo para los dos. No crean que me quejo. Sencillamente, es la vida que hemos elegido, en la que hemos tenido tiempo de sobra en ponderar nuestras prioridades.

Fuimos a un restaurante asiático, de esos que edulcoran la comida para adaptarla al gusto occidental. Comprendo perfectamente que sea así, porque recuerdo cuando viví en las antípodas que la comida de los restaurantes chinos, birmanos, indonesios, vietnamitas y japoneses eran de una peculiaridad inquietante. Mi paladar, poco acostumbrado a las especies y texturas asiáticas, se jugó el tipo entre bambúes y gelatinas irreconocibles. La serpiente está rica, el cocodrilo sabe a pollo y el canguro es una carne dura como el pedernal.

Lo pasamos muy bien, cogimos aire, acabamos tomando el postre (tarta de chocolate) sentados en los cómodos butacones de un Starbuck´s, y soñamos proyectos futuros.

La información.




Como muchas personas del mundo mundial, utilizo el ordenador para trabajar, organizar fotos, llevar la agenda al día, oir música y conectarme a Internet, por apuntar unas cuantas tareas.

Hoy mi portátil, por alguna razón indescifrable, no arranca. He probado un montón de truquitos, estratagemas y depuraciones varias y he de decir, sin lugar a dudas, que el puñetero portátil, con winekispé a la cabeza, se ha pitorreado de mi ímprobo esfuerzo. Alá lo confunda. Y al Bill Puertas, con su sistema operativo "ventanas", también, de paso.

Menos mal que queda el ordenador de sobremesa. Aunque estaría bastante más animado si hubiese hecho un backup hace nada, en vez de hacerlo hace seis meses. Tendré que recurrir a la ayuda profesional del vecino del 4º.

Ahora en vez de poseer cajas fuertes, tenemos jeroglíficos embutidos en discos duros. Las cartas de amor guardadas en una caja de zapatos en lo más profundo del armario se han convertido en carpetas y archivos .txt. Las fotos personales, en jotapegé, y la música, en emepetres.

Habrase visto tamaña horterada y falta de educación.

Y yo sin recuperar mis datos.

Un minuto de silencio.




Un minuto;
pequeño lapso de tiempo.
Intenso
o suave como un pedazo de cielo;
donde caben tus cosas y las mías,
(amores, deseos, recuerdos),
en el secreter de nuestros secretos.

En este hermoso silencio;
en este preciso momento,
voy a llenarte de besos.

La espera.


Según voy adentrándome en el bosque, la rutina diaria se diluye y dispersa, como si la bruma de la madrugada dejase paso a un nuevo amanecer. Voy andando despacio, disfrutando del rumbo errante de mis pasos. Mi equipaje es liviano: apenas un trozo de pan con queso y una bota de vino medianeja, una navajilla heredada y un trescuartos raído que me sirve de abrigo.. y a veces de manta.



Brotes arrancados y un surco de paso que corta en dos la uniformidad del bosque..

Buen sitio para la espera.

Locos bajitos.




Decidme, locos bajitos: cuando la alegría no os cabe en el corazón, y en vuestros ojos espejean luces de estrellas... ¿sabéis qué piensan vuestros padres?

Lo estúpidos que fueron cuando les parecía imposible negarse a sí mismos.

Carros de fuego.




Lucha, entrega y sacrificio. Meritocracia y sana competitividad. Valores que en la educación para la idiociadanía no aparecen ni por asomo. La izquierda siempre ha usado la educación, no para fomentar la igualdad de oportunidades, sino para igualar a todos en la incompetencia.

De la nefasta LOGSE, cuna de indocumentados y provincianos de toda índole y condición, pasamos ahora al desarrollo de la Educación para la Ciudadanía: primero destrozamos la cultura común; luego, cualquier rastro de humanidad en las aulas.

Necesitamos carros de fuego, y nos obligan a arrastrar carretas de fango. Ya ni siquiera disimulan.

Perdido.




Hay un lugar escondido en una sierra del Norte de España al que suelo acercarme siempre que la ocasión lo permite. Abarca unas 5000 hectáreas de robles, hayas y pinos, en frondosa discontinuidad. Cada valle es una sorpresa única e irrepetible, cada senda una invitación a explorar siempre más allá. Tienen nombres sus recodos: la Fuente del Charco, cuya agua proviene de los remotos y serpenteantes vericuetos del subsuelo montañoso; el Haya del Búho, centenario árbol hueco, enclavado en la cúspide del bosque, dominando desde sus ramas ya secas el latido silencioso del valle; las Lagunejas, islas de reposo para los jabalíes y corzos que pueblan las angosturas, susurrando querencias nocturnas; el Roquedal del Musgo, el Camino de las Caballerías, el Sendero Viejo, el Roble Blanco...

No soy una mercancía.




Soy rentable.

Para aquellos que me tratan como a una mercancía, soy rentable. Venden cincuenta millones de unidades al año en el mundo, y mi precio es como el de la consola Playstation. Un negocio cuyas multinacionales se reparten por todos los continentes, y cuyo valor añadido es codiciado por los países más industrializados.

-Contribuyo a reducir la inmigración.
- Contribuyo, asimismo, a reducir los problemas económicos o psicológicos de los ciudadanos de un país, o al menos, a no aumentarlos.
- Me consideran un factor esencial en una correcta planificación demográfica.
- Soy tan importante que puedo llegar a ser un problema estratégico y político para algunos países.
- Soy objeto de intercambio por el Banco Mundial para reducir la deuda externa de los países pobres.
-Estoy en el centro de las investigaciones más rentables e importantes para el futuro; de hecho, muchos me consideran la materia prima esencial.

¿Cómo es posible que todavía haya gente que me trate como un objeto de intercambio, una mercancía al por mayor, o una estrategia política? Soy una persona, no un esclavo manufacturado con precio final.

Superventas.



Hasta ahora, se han vendido más de 1.500.000 de ejemplares en los países donde se ha editado. En España, la editorial La Esfera de los Libros ha sacado la primera remesa de 50.000 y se han agotado el primer día. Otros treinta mil llegarán en breve a las librerías, y no dará tiempo ni a colocarlos en los estantes.

Juan Antonio Martínez Camino, portavoz de la CE, ha dicho que se trata de "un libro muy serio y riguroso, pero muy inteligible que nos ayudará a aproximarnos a la figura histórica y de fe de Jesús".

---------------------------------

Desde luego, estoy deseando leerlo. El Papa Benedicto XVI aúna como nadie las dos ciudades "De civitas Dei" de San Agustín, siendo un verdadero placer cómo explica desde la sencillez de sus palabras conceptos complicados. Nadie como él ha sabido entablar conversaciones al máximo nivel con pensadores, filósofos y teólogos de nuestro tiempo, desde la razón, para anunciar el mensaje de Cristo.

Azaña proclamaba en 1936 que España había dejado de ser católica. Muchas personas piensan así, pero en realidad expresan un deseo que, para su desgracia, las ventas de este libro desmentirán con rotundidad. Como tantas veces ha pasado en ocasiones precedentes. Igual que Azaña, o el relativista espontáneo que tenemos de Presidente del Gobierno, Zapatero, habrá que recordarles que luchan contra Pedro, La Roca, y que las puertas de sus ideologías no prevalecerán frente a una institución milenaria fundada por Jesús.

El título del libro es demoledor: Jesús de Nazareth; añado: el Dios Vivo, la persona más importante de la Historia.




Dijo la celosía: apóyate en mí; dame alegría. He sido árbol, madera, trozo afilado en los sueños de un ebanista. Puedo instruirte en las cosas del mundo. Tamizaré los rayos de sol para que no te quemen y te protegeré de la lluvia y los días de viento. Cuando llegue mi hora, me cubrirás completamente con tu verde manto y me enterrarás entre tus hojas.

Y la enredadera asintió, callada, desplegando sus ramas. Crecería a su sombra hasta hacerse densa y fuerte. Y al llegar el momento, tejerá con sus raíces el sepulcro de la celosía.

Allá, en lo más profundo de su corazón.

Ponte la casaca y enharina tu cara..




ridi, Pagliaccio, e ognun applaudirà!
Tramuta in lazzi lo spasmo ed il pianto;
in una smorfia il singhiozzo e il dolore…

(¡ríe, Payaso, y todos aplaudirán!
Cambias en chanzas el dolor y llanto;
en burlas los sollozos… )

Ni replicantes.





Si al menos hubiera sido un replicante de Blade Runner, podría haber visto el choque de constelaciones más allá de Orión. Podría huir como un fugitivo, esperando construir de nuevo mi vida fuera de la galaxia. Podría buscar y reencontrarme con mis progenitores para preguntarles por qué.

Pero yo no aparezco en películas de ciencia-ficción. Soy real, y me llaman nasciturus.

Ejército de sueños.





Yo pensando en mí.
Importándome tanto que no tenía hueco para nadie.
Tú para ti.
Hasta que bailamos a la sombra del árbol de Joshua.
Con o sin ti.
Y fuimos como dos sarmientos crujiendo en llamas.
Nada sin ti.
Ahora somos voluntarios en un ejército de sueños.

Horas muertas.




Este es el árbol que me ha estado protegiendo del sol en mi tiempo de lectura.

Miro hacia arriba y escudriño sus ramas. No sólo me cobija a mí. Apenas oculta la actividad de numerosos gorriones persiguiéndose divertidos. Alguna paloma despistada oteando el horizonte.

Me he llevado tres libros en un alarde de optimismo, como si las horas pudiesen alargarse a voluntad. En realidad, me ha dado tiempo sólo a uno, “La ciudad de la luz”, cuyo autor es Jesús Sánchez Adalid. Interesante.

Para una familia numerosa, las horas, como casi todo, dependen de la dictadura de los débiles.(Ya hablaremos de ello otro día)

Alguna vez -principios de verano-, cuando se acerca la hora de la merienda, recogemos los piñones y nos damos un banquete. Primero, vamos a la caza del piñón. Luego, a por las piedras. Los niños se arremolinan alrededor del montoncito de piñones con sus piedras de todos los tamaños y formas, cada uno eligiendo la que consideran adecuada a sus manos. Los mayores ya saben cómo utilizar sus herramientas. Golpean diestramente con la cara plana de la piedra y los piñones se parten dejando a la vista la carne blancuzca y suave.

El tercero, de dos años, aún no tiene la suficiente habilidad para hacerlo él sólo. Sin embargo, se empeña en coger la piedra (sin suficiente peso para resultar eficaz) y, absorto en su cometido, la lanza contra la cáscara imitando a sus hermanos. Tú ya sabes que puede hacerse algo de daño pillándose un dedo y le avisas, pero esperas. El continúa tercamente aplastando sin fuerza el piñón, hasta que se enfurruña y pierde la paciencia. Entonces te mira, y pide ayuda con sus ojos azules. Es entonces cuando va papá, el conseguidor, a enseñarle cómo partir los piñones.

Y papá no sabe si quiere que su hijo aprenda, para que pueda pedirle él con sus ojos azules tantas veces cuantas quiera, que le ayude.

¿Por qué el sol hace girar a los girasoles?





Dime porqué los niños pequeños no dicen mentiras y los amantes se regalan flores. Dime, amigo, quién es el que ha puesto cara al reverso de la luna y ha teñido mi otoño de colores. Dime, mientras sigo mi camino, quién ha detenido por un instante el amanecer y ha plantado en el mar un millón de soles. Y dime porqué esta hermosa quietud y el silencio hacen que mi alma desee cantar canciones.


No te apures,
yo te diré quién es el director y porqué somos espectadores.
Lo que respiras en el camino es la belleza,
y la belleza, amigo mío..
es un guiño de Dios a los hombres.

Cinco días de playa.




Me voy con la family a la playa. Cierto es que la arena se mete por rincones inesperados; que las sombrillas son satélites suicidas cuyo objetivo son los ojos del prójimo; que la señora gorda con el transistor a tope imprime un sesgo poco romántico a las puestas de sol; y que no hay nada más insoportable que el sol quemando el colodrillo.

Menos mal que nos quedan los castillitos de arena, con el fuerte, sus inmensas torres, el foso inundado de agua salada, y la banderita de España en una playa de Cataluña.

¡¡Qué gozada!!

Luna clara de agosto




Chiste


Hoy mi hijo de cuatro años me ha contado un chiste:

Papá, un señor pone una rana en el suelo y le dice: ¡Salta!
Y la rana da un salto.
Le quita una pata y vuelve a decirle: ¡Salta!
Y la rana da un salto.
Le quita otra pata y le dice: ¡Salta!
Y la rana da un salto.
Le quita otra más y le dice: ¡Salta!
Y ya la rana no salta.
Iluminándosele la cara al crío con una sonrisa grita:
Entonces dice el señor: ¡Esta rana debe estar ciega!

Hijo mío, sorda, la rana debe estar sorda... no ciega.
Desconsolado va corriendo a su hermana de siete años y le espeta: la rana estaba sorda y no ciega; me lo has contado mal y ahora a papá no le ha hecho ninguna gracia...



Mis alas.









Cuando llegue mi hora, mis brazos serán alas;
viajaré mecido por la fresca brisa de la mañana.
Rizaré tirabuzones blancos en nubes de plata
mientras el sol y el viento acarician mi cara.

Volaré con los ojos abiertos: abajo montañas;
o quizá navegue despacio sobre mares en calma.
No habrá dolor, ni tampoco tormentas extrañas;
sólo el amor de quienes he querido me acompaña.

Y surcaré libre el cielo, cantando canciones pasadas;
me harán cosquillas en el pelo las gotitas de escarcha,
y gaviotas serán pasajeros en mi avión de esperanza.

Sí, quiera Dios soplar su cálido aliento en mi alma.
Quiera Cristo posarme a salvo en su pista dorada.
Porque cuando llegue mi hora, mis brazos,
(como los tuyos, los tuyos también)...... serán alas.

Juegos de guerra.




Rinconcitos.




Les presento a mi olla-express: aquí mi olla, allí mis sufridos lectores.

Tengo tanto cariño a este rinconcito de mi segunda casa, que no puedo menos que presentarles esta pieza tan especial. Ubicada en la repisa de la chimenea y al lado del ventanal adosado al muro, está acompañada por un visillo que, a veces, jugueteando con la brisa, hace cosquillas en las orejas a mi pobre olla.

Después de muchos años de servicio intachable a las órdenes candentes de mi bisabuela, ha encontrado la paz. Es cierto que echa de menos los aromas a azafrán y pimienta, los guisos, potajes, y el sonido de los caldos haciendo chup-chup y pfffuiiiii, pero se conforma recordando que nadie como ella sabía trabar las salsas de las alubias o de las patatas.

Su misión ahora es guardar en su corazón de metal objetos perdidos. Cuando los habitantes de la casa creen haber olvidado de dónde vienen o porqué están allí, algo les dice -quizá la luz filtrada a través de la ventana- dónde han de mirar:

Busca en la olla...

Algo terrible va a suceder.


Algo terrible va a suceder.

Siento cómo se acerca el momento y he de estar preparado. En estos dos últimos meses el caos se ha apoderado del lugar donde habito. Me ha cogido de sopetón, como a un niño sorprendido in fraganti. La pereza, el hastío y la indolencia han causado estragos en mi alma, y no tengo más remedio que esperar constreñido el castigo que merezco. Lo único que puedo hacer en el poco tiempo que me queda es reparar de alguna forma mis pecados.

Así que voy corriendo a coger la escoba, el fairy, el limpiasuelos/cristales/baños, poner el friegaplatos, un par de lavadoras, llenar la nevera de productos sanos y dietéticos, hacer la cama y tirar las bolsas de basura. Viene mi family en unas horas y como vea mi mujer la casa así, no hay duda que me asesina.

Me veo castigado sin besos una semana. Sobre todo cuando vea el estado catatónico de las plantas del salón.

Imágenes.


Después del cafetito y la sobremesa, vuelvo de nuevo a la plaza para algún comentario, antes de mi vuelta a la rutina de Madrid.

Quiero comentar algo sobre las procesiones. Sí, esas gentes que se reúnen en las fiestas de un pueblo, o en Semana Santa, y sacan a la calle la mejor Imaginería de sus tierras. Quienes ven el espectáculo de una procesión recorriendo las calles, no lo olvidan. Y yo creo que no es una cuestión puramente estética, que también, sino que trasciende por su significado religioso.

Si fuese fotógrafo profesional, podría quizá medir y someter la luz del rostro de la Dolorosa, mecido por los rezos y cánticos de las personas que la acompañan. No es el caso. A mí me gustaría cambiar de perspectiva, y dirigir el objetivo a las personas que contemplan desde fuera la procesión.

Y veo cómo las miradas refulgen como fuego al paso de la Virgen María; y noto cómo los párpados de sus ojos se cierran un par de segundos, porque no soportan la carga de la emoción. Corazones endurecidos por las vicisitudes diarias, se abren en surcos, sin apenas resistencia, mientras el tiempo se para en una culpa que necesita Su perdón. Desde cerquita de la imagen y mirando hacia atrás, a tu alrededor, verás las vidas de otras personas avanzando al mismo paso que tú.

Historias silenciosas que convergen en el amor de Dios.

Ángeles de pueblo.



Aquí estoy, en un pueblo pequeño del Norte de España, disfrutando del fin de semana. En invierno, residen unos 75 habitantes, una multitud comparada con las aldehuelas de las proximidades. Rodeado de bosques de hayas, pinos y robles, la caza fotográfica se ha convertido en una afición donde sólo importa el remanso del río, las bañas de jabalí, o la trocha apenas perceptible de las antigüas caballerías. Abandonados los caminos por el paso del tiempo, corzos y ciervos los utilizan cuando llega el amanecer y al ponerse el sol, de ruta hacia sus encames.



El pueblo tiene una iglesia del siglo XVI consagrada a San Miguel, con su torre del campanario (suenan las campanas a la hora y a las medias), su órgano de viento y la fabulosa imagen del Arcángel pisando la cabeza del Demonio.Diríase que San Miguel ni se despeina para controlar con su lanza al Maligno, mientras mira de frente a la feligresía, como diciendo: ¿véis?.. no es tan difícil con la Gracia de Dios.

Me encuentro a esta hora de la siesta debajo de los soportales de piedra, tecleando en el portátil esta crónica, gracias a un servicio gratuito de wifi que ha puesto el Ayuntamiento. Tecnología punta conviviendo tranquilamente con quinientos años de historia.

Ayer noche mi padre (maravilloso abuelo) contó una anécdota sobre ángeles. Siempre advierte que las vivencias son intransferibles, por lo que suele contarlas con la debida cautela y en círculo reducido, pues sólo sirven como experiencia personal. En fin, al grano. Rezaba en el Cerro de los Ángeles (Madrid) en una época de su vida complicada por avatares familiares que no vienen al caso. La cuestión es que al salir a la plaza, oyó un estruendo como jamás había escuchado. Cuando transmitió lo que le pasaba a mi madre, ésta no supo qué quería decir. Se acercó a un barrendero preguntándole de donde provenían esos golpes, gritos y entrechocar de cosas metálicas, y el hombre le miró como a un loco.

Al parecer, lo que estaba ocurriendo es que se le había dado la gracia de escuchar la lucha entre ángeles y demonios, precisamente allí, en el Cerro de los Ángeles.

Uno de mis nombres con los que fui bautizado es Miguel, y estoy realmente complacido de estar al abrigo de la Iglesia, en sus soportales de piedra, mientras el pueblo va poco a poco despertándose de la siesta.

Nostalgia




No te vayas, nostalgia, sal a mi encuentro;

no te escondas,

no te alejes de mí,

quiero soñarte en tu soledad acostumbrada,

quiero oírte acompasada

en las notas de un violín.

----------------------------------------------

Cuando la nostalgia se engancha al borde del corazón, los desiertos son mares de arena.

Cualquiera hace daño...., a veces.




No recuerdo el título de la película, pero sí cuando la ví; residía en Australia para aprender inglés, hace ya bastantes años. Apenas lograba descifrar entonces la pronunciación de la actriz Meg Ryan mientras ésta lograba deshacerse de su adicción al alcohol. Su marido no parecía entender los esfuerzos de Meg, e inconscientemente le echaba la culpa del naufragio matrimonial. En el momento crucial donde la pareja, desesperada de silencios mutuos y promesas incumplidas, se vuelven la espalda para representar su incomunicación, va y suena la canción de R.E.M.

No se imaginan ustedes la ilusión que me hizo entender la letra de la canción. Era la primera vez, en mi balbuceante empeño en dominar la lengua del Shakespeare ése, que comprendía lo que estaba diciendo el cantante. Y cuadraba en el contexto de la peli.

Allí, tan lejos de mi querida España, con Meg destrozada por el alcohol y yo luchando por no llorar a moco tendido y Everybody Hurts...

Menos mal que la peli de marras acabó bien... y mi experiencia con los "aussies"

G´day tengan ustedes!

Magdalenas heladas.



Sí, podría ser el nuevo título de una novela de Espido Freire. Podría también tratarse de un postre espumoso del experto en márketing (y parece que cocinero) Ferrán Adriá. Pero el objeto de este post no es más que tratar de acercarse a Doña Magdalena Álvarez, Ministra de Fomento del Gobierno de España.

Se me han helado las Magdalenas al ver el derroche de ingenio de esta mujer, enrocándose en el sillón ministerial, con la excusa de que si la oposición la reprueba en pleno "significa que lo está haciendo bien".

Magdalena cree que su gestión es "acertada" y que eso no le viene bien a la oposición. No sabemos qué opinan los sufridos usuarios que han tenido que aguantar los retrasos de los trenes, el caos aeroportuario, los cortes de luz, los hilillos de chapapote, los atascos gigantescos en las autopistas y tantos "accidentes" donde su gestión ha sido tan "acertada".

Podríamos, acertadamente, mandar a la señora ministra a construirse una casita submarina en la sima challenger, donde al parecer, han encontrado vida. Lo mismo le hacía reflexionar sobre el aborto. Desde luego, sería un lugar ideal para no dimitir jamás, ni que Zapatero, el irresponsable, le pidiese alguna responsabilidad aunque fuese por error. Blanco, el secretario de organización, ya se ha vaciado al respecto en otro de sus alardes ectoplásmicos: Rajoy primero!.

¿Se imaginan ustedes políticos del PSOE dimitiendo?

Ya lo decía yo. Magdalenas heladas y Zapateros pelados.

Salve Regina.





(Foto de la Cruz de Krizevac, en Medjugorje.)



Pide Crispal, en su excelente blog In partibus infidelium, que recemos por un chaval de 8 años aquejado de un cáncer. También Embajador en el infierno tiene un familiar en dificultades. Me uno a ellos cantándole a la Vírgen el Salve Regina.

Salve, Regina, mater misericordiae;

vita dulcendo et spes nostra, salve.

Ad te clamamus, exules, filii Evae.

Ad te suspiramus, gementes et flentes in

hac lacrimarum valle.

Eia ergo advocata nostra,

illos tuos misericordes oculos ad nos converte.

Et Iesum, benedictus fructus ventris tui,

nobis post hoc exsilium ostende.

O clemens, O pía, o dulcis Virgo María.

Recuerdo una anécdota contada por alguien muy querido: Peregrinó a Yugoslavia, al Santuario de Nuestra Señora de Medjugorje. Allí, en un sobre cerrado, la gente escribe los nombres de aquellos que necesitan la intercesión de la Virgen María por cualquier causa. Mi amigo así lo hizo. A su vuelta recibió una llamada de teléfono, confirmando que uno de los que había escrito de su puño y letra, había sanado de una grave enfermedad psiquiátrica.

Los que conocen el poder de la oración no pueden extrañarse de los milagros. "Pedid y se os dará".

Si Dios quiere.




Las pilas recargadas.




Recién llegado de pasar una semanita de vacaciones, con las pilas recargadas y con ganas de trabajar de nuevo. Los he pasado subiendo al monte, jugando con los niños y yendo alguna noche a un excelente festival de jazz. Ahí es nada.

No han faltado algún mús con amigos y tertulias al calor de la chimenea. Nada de periódicos, ni de política. Ni siquiera la téuve enredando la sobremesa.

¿Se puede pedir algo más?

The New Reds.


Las campañas de publicidad electoral empiezan a florecer como setas por la Península. "Los nuevos rojos" es como se autodenominan las Juventudes Socialistas, y han colgado un vídeo promocional en la red en el que escenifican un partido de rugby. Sus contrincantes, -el PP-, juegan sucio, representan la crispación y el oscurantismo y llevan en la manga de sus camisetas el anagrama de ETA. Pueden verlo aquí si quieren.

La juventud socialista reivindica el rojerío. Cualquiera que diga orgulloso lo facha que es, encontrará su espejo en estos rojillos herederos de las chekas, la anarquía, los juicios de "paseíllo" y el gulag soviético. Pero los pequeños cachorrillos emulan al rojo autodeclarado de Zapatero, qué van a hacer. Espero que se les baje la fiebre de la memoria histórica, y de rojos pasen a amarillitos pollito. Algo así como Pepiños al pil-pil.

Vacaciones.


Cuatro años ya sin vacaciones. Cierto es que no puedo quejarme demasiado, pues hay gente que no sabe siquiera lo que son. Pero también es verdad que hay otros (se me ocurre aquellos que trabajan como profesores en la escuela pública, por poner un ejemplo) que disfrutan de un solaz y arrebujado descanso durante tres meses al año. Supongo que como yo, hay mucha gente que no se lo puede permitir.

Soy de los que tienen que ir los fines de semana a ver a su familia. Coger el coche el viernes por la tarde para volver el domingo de madrugada. Y así paso el verano, bebiéndome con avidez los ratos que puedo compartir con los que más quiero.

Doy gracias a Dios por ello.

Maldito aniversario.


11-Marzo-2004. 7:35 a.m. Madrid.

Tengo atravesado el corazón por esquirlas invisibles de miedo.
En Atocha, el tren estalló segando la vida de 192 personas.
Miles de heridos de cuerpo. Millones de alma.
El goteo de vidas asesinadas por ETA en 30 años gritan de nuevo en los trenes pidiendo justicia.
Algunos sólo oyen palabras en árabe.
Yo y Nosotros preguntamos por qué.
Los asesinos responden tres días más tarde.

Tengo atravesado el corazón por esquirlas invisibles de miedo.
No hemos querido acabar con ETA.
Las víctimas sabían hacerlo, pero no hicimos caso.
Hablamos de diálogo, talante y democracia.
Por eso sacamos a las tropas fuera de Irak, y ser los primeros, ser los primeros.
Me tapo los oídos cuando algo no me interesa; miramos hacia otro lado.
Los asesinos sonríen mientras doblamos la esquina.

Tengo atravesado el corazón por esquirlas invisibles de miedo.
Cuando bajamos la cabeza, sólo queda esperar otro maldito aniversario.
Dando tumbos, preparo la siguiente salida de emergencia.
Diálogo, negociar, cesión, respiramos otra bocanada, cesión, negociar, diálogo.
Cállate, o te pondrán otra bomba.
Tendrás la culpa.
Mira que te lo advertí, porque yo..

Tengo atravesado el corazón por esquirlas invisibles de miedo.
Yo ahora no soy sospechoso. No hay motivo.
Ya sabemos qué teclas tocar y cuáles son mis amigos.
Yo y Nosotros somos el Pueblo, éste Pueblo, ése Pueblo,
y juntos vamos a celebrar el maldito aniversario.
Maldito Aniversario.
Al fin y al cabo, soy Yo, somos Nosotros, es el Miedo.

Darfur


Creo que resultaría interesante acercarse a este conflicto olvidado del mundo. Una aproximación y análisis de lo que allí pasa lo encontramos en:

http://www.realinstitutoelcano.org/analisis/575.asp

Asimismo, quien tenga google earth, gratuíto en http://earth.google.com puede verlo a vista de pájaro, cargándolo en archivos temporales desde esta página web, donde pone escrito "here it is":

http://www.ogleearth.com/2006/10/darfur.html

Cambio de tercio.


He creado un nuevo blog dedicado a relatos antiguos de este blog, cuentos nuevos y aportaciones de quien quiera, especialmente centrados en la vida, desde la concepción hasta la muerte. La dirección es http://madremirame.blogspot.com

Así, este blog se queda para generalidades y asuntos cotidianos, siempre que tenga algo de tiempo para actualizarlo convenientemente.

Un saludo!

La Gran Muralla.


La Gran Muralla se extiende a lo largo de toda la frontera. Los ejércitos democráticos la custodian día y noche, y patrullan organizadamente para descubrir resquicios en sus muros. Han inventado toda clase de técnicas, perfeccionadas por una legión de ingenieros, para evitar que nadie traspase sin permiso esa línea artificial, divisoria entre nuestra forma de vida y los posibles invasores.

Tenemos ejemplos de cómo funciona en nuestro tiempo. Está la frontera de Usa con Méjico, donde los espaldas mojadas cruzan agazapados en la noche. En España, la frontera de Ceuta y Melilla, las Canarias y el Estrecho, puerta de Europa desde Africa. En Israel, dividiendo los territorios palestinos.

Pero esta frontera es especial. En este lado, el poderoso hemisferio que mueve el mundo ha creado el sistema. Los conservadores, los liberales, los progresistas, los comunistas.. Todos asienten que lo esencial es limitar el acceso, planificar los permisos de residencia, controlar que aquellos que pasen sean elegidos de forma precisa. Para ello se articulan Tratados Internacionales, se financia a través del Banco Mundial, y la ONU avisa a todos sus miembros para que adopten las Directrices y Ordenanzas necesarias hasta hacer sus respectivas fronteras inexpugnables.

En esta frontera que hemos creado a nuestra conveniencia, recurrimos a razones económicas, justificamos nuestro Estado de Bienestar Personal, acusamos al desarrollo demográfico insostenible a largo plazo. Tenemos un miedo atroz a que nuestra vida sufra un cambio irreversible.

Pero pocos se asoman a la verja para escudriñar quién está llamando a la puerta. Veríamos que al otro lado sólo habría niños. Niños de todas las razas, clases, nacionalidades, de todas las culturas, llamando a la puerta para poder existir, nuestros hijos. La novedad está en el tratamiento de aquellos individuos que han logrado traspasar la frontera y no son deseados, aunque ya hayan logrado el status de “ser”. Eliminados. El Estado proporciona otra enorme legión de profesionales (empresarios, doctores, psicólogos) , para que ejecuten los frutos del egoísmo.

Así somos nosotros, los que levantamos múltiples barreras. La barrera de la pastillita y el profiláctico. La muralla del cochazo nuevo. La frontera de “ya tengo la parejita”.Conscientes que otros pueden cambiar nuestro mundo si no dividimos o departamentalizamos el acceso a nuestro bienestar. Demasiado cómodos para imaginar una comunidad de amor ajena a nosotros mismos. Demasiado egoístas para vivir en libertad con nuestros propios hijos.

Hijos que llaman a nuestra puerta.

Datos impersonales

Mi foto
Ahora, entre nosotros, por la paz de Dios, ahora, entre nosotros, se puede contar la verdad: ya hay fuerza para echar raíces, y bondad para hacerse viejo. Al fin hemos encontrado cosas en común, y al fin, un acuerdo y un credo, y ahora yo puedo escribir sin riesgo, y tú, también sin riesgo, puedes leer. G.K.Chesterton.