Primer Derecho Fundamental

Visitan este blog

Los sábados, me apunto.

Economía real.




Perdidos en la jerga económica, conceptos como macro y microeconomía, P.I.B, T.A.E, I.P.C., no dejan de asaltarnos como fantasmas en una noche de tormenta. La "economía real", esa entelequia en boca de políticos y mandamases que cobran 10.000 euros al mes, ha perdido su significado para convertirse en parte de una retórica ajustada al uso diario, relativa según el momento y justificativa según lo que hayan publicado los periódicos por la mañana.

La economía real es la suma de tragedias económicas personales de cada uno de los miembros que conforman la sociedad en que vivimos, y sus consecuencias. La economía real son el millón de personas que ha perdido de media más del 40% de sus ahorros en La Bolsa. Son los tres millones de personas (camino de 4.000.000) que han perdido su trabajo, sin esperanza de encontrar a corto plazo un empleo que les permita pagar sus facturas, con la temida hipoteca como atalaya de sus preocupaciones. Son los más de diez millones de personas que están por debajo del umbral de la pobreza en España, verdaderas víctimas del engaño permanente a los que les ha sometido este gobierno, tan comprometido con la banca y tan espléndido con sus compañeros ideológicos, incluídos nacionalistas.

La economía real ha de explotar, como gaseosa agitada hasta el límite. No es posible mantener la paz social con mentiras. No es posible convencer a las personas al borde de la quiebra económica y personal de las bondades del Gobierno de turno. No hay medidas económicas para parchear un problema de fondo, estructural, ni discursos encendidos donde los sueños de una pronta recuperación chocan frontalmente con la letra que vence en quince días.

Para los políticos, las personas somos votos. Para los agentes económicos, incluido el Estado, somos personas en cuanto a nuestra capacidad para endeudarnos y pagar impuestos. Vamos a ver en el año 2009 como unos y otros pretenden garantizar el Estado de Bienestar cuando la mayoría de las personas, (esa economía real) no tengan con qué mantener siquiera su economía familiar.

Agenda



Según transcurren los días,
más rápido pasan los años.

Mirar atrás en mi agenda
es revelar de nuevo mis pasos,
como huella en un camino de tinta,
como pluma en una marea de trazos.
Tengo separadas las fechas,
recordatorios, cumpleaños,
citas, notas, reuniones,
teléfonos garabateados,
y una foto tuya y mía,
plastificada con mucho cuidado:
no creí que llegase el día
que pudiera haberla olvidado
allí, en el fondo de la agenda..
allí, en el rincón más solitario.

Por mucho que transcurran los días,
por muy rápido que pasen los años,
no puedo borrar lo ya escrito,
no puedo cambiar el pasado.

Me lleva una eternidad releer
el año que está acabando.
Las páginas de mi vida reducida
a los apuntes de mi errar nostálgico:
las luces que pálidas juegan
con las sombras de días amargos;
la lúgubre ironía de mi soledad,
yo que estoy siempre acompañado.

Hoy tengo
(como ayer, como todo el año)
la agenda muy ocupada,
llena de páginas en blanco.

Espectáculo de Amor.



Hace unos días asistí de nuevo al espectáculo de la vida. Mi hija Beatriz acababa de dar otro pasito en su evolución como miembro de este mundo nuestro, naciendo. Es inútil disimular el nudo en la garganta y las lágrimas en los ojos al ver tal explosión de vida, en el justo momento que el bebé sale del vientre materno; y sin embargo, en nada se diferencia por su naturaleza cinco minutos antes, ni cinco días, ni cinco meses. Tal criatura está y estaba allí, esperando llegar a la luz del mundo.

A nadie puede dejar indiferente ser testigo de un parto, y mucho menos si la personita que está naciendo es tu propio hijo. La mezcla de emociones es muy intensa; se me hace complicado describir con palabras los minutos de lucha, dolor, amor y esperanza: mi mujer sudando, empujando, exhausta del esfuerzo, con su mano apretada entre las mías hasta la última contracción.. Y ahí mi hija, aterida de frío, recién nacida, llorando para respirar, respirando para vivir. Inmediatamente madre e hija se funden en un abrazo íntimo, piel con piel, y los primeros susurros hacen que el vínculo al que ambas han estado unidas durante nueve meses no se rompa, sino que permanezca de forma espiritual para el resto de sus vidas.

Dicen que dar la vida por los demás es un acto de amor. También es, sin duda, dar vida, con todas sus consecuencias, y lo veo reflejado en los ojos de mi mujer al mirarme, mientras acaricia la cabecita de Beatriz -nuestro quinto hijo-; y lo veo en mis manos temblorosas, que no pueden acostumbrarse al espectáculo maravilloso con el que Dios nos ha hecho partícipes de su Creación.

Esto lo escribo el día en que el Gobierno ha dado los datos del aborto en España. Más de 110.000 niños han sido abortados este año. Más de 110.000 niños, como el que acabo de ver nacer, no han tenido la suerte de haber llegado a su destino natural por razones espúreas y manipuladas, ideologías trasnochadas, construcciones y trampas dialécticas cuyo único fin es que el Amor y la Paz, a través del primer Derecho Fundamental, que es la Vida, no triunfe en el mundo.

Como un pajarillo.



No recuerdo la primera vez que te respondí.

Sí sé, con toda seguridad, que ibas preparando el camino. Te aliaste con mis padres para ir allanando el terreno, y poco a poco, empecé a oír hablar de ti. También el círculo donde me desenvolvía ayudaba a buscarte. Pero no fue hasta que, en silencio, puse coto a todo lo que me habían dicho, y lo enfrenté a mi corazón. Allí, en lo más íntimo, fue cuando te diste a conocer y miré más allá de las palabras, más allá de mis costumbres y circunstancias; y desde entonces, soy como un pajarillo al que vas alimentando, miguita a miguita, con cuidado; probablemente porque mi pequeña alma podría atragantarse si me dieses una ración de más.

Empecé a verte en la belleza de las cosas. Comencé a desentrañar los vericuetos por los que discurre tu economía. Aprendí a confiar en ti. Y tú me dabas exactamente aquello que necesitaba, aunque no coincidiera en absoluto con lo que yo había planeado. Y tú me diste, me diste, me diste a lo largo de toda mi vida, sin yo merecerlo.

Encendiste una llamita imposible de apagar. En mí dejaste un rescoldo, unas brasas que de vez en cuando se avivan, y otras veces languidecen esperando una respuesta mía para no desfallecer. Así de egoísta soy, que sólo respondo cuando viene bien, por más que me propongas seguirte radicalmente. Sin embargo, intuyo lo que podría llegar a ser, por el ejemplo de esas personas que son fuego, arden de gozo y se consumen consagrándose en tus caminos.

Yo soy cobarde, soy débil.., pero siempre vuelvo, en los puntos cardinales de mi vida, cuando siento que desde algún punto concreto, nada volverá a ser igual; siempre vuelvo, porque una vez te dije que sí, y todo mi ser está configurado íntimamente para seguirte. Algunas veces siento que estoy sostenido, como cuando mi hijo de meses despierta asustado por una pesadilla, y yo le recojo y le mimo, y en el fondo de sus ojos veo al mismo tiempo el miedo a lo desconocido y el consuelo de mis abrazos... ¿Qué no harás Tú conmigo!

Siempre vuelvo, cayendo y levantándome, porque Tú eres la referencia cierta que yo elegí, y no cabe vuelta atrás: sólo rogarte y pedirte que acrecientes mi fe para poder cambiar el mundo, como un pajarillo al que vas alimentando, miguita a miguita, hasta que pueda volar.

Podéis verlo como yo.



Ahí le veis, encorvado por el peso de los años; en una mano el bastón y en la otra un ramillete de claveles blancos. Ahí le estáis viendo, cómo camina trabajosamente entre el laberinto de mármol, flanqueado por un mar de cruces erguidas y cipreses melancólicos.

Ahí está, ya ha llegado. Mirad cómo se quita el sombrero con respeto; ahora posa su mano en la lápida, y acaricia levemente la inscripción de la fría piedra; cómo quita el polvo, cómo deja a un lado en un pequeño jarrón de barro las flores frescas, sustituyendo las ajadas por el paso del tiempo. Mirad cómo susurra y reza, cómo dispone su frágil cuerpo para acomodarse un rato, a su lado.

Recuerda los buenos y malos momentos que tuvieron que pasar juntos; pero sobre todo echa de menos los largos días en los que parecía que nada pasaba, pero todo ocurría. Esa rutina que los hizo indestructibles, en las que los defectos de cada uno se limaban, ajustaban como piezas sensibles de un gran mecano. Recuerda el principio, cuando todo era pasión y bellos sentimientos. Recuerda también cuando los sentimientos dejaron paso a la férrea voluntad de amar. La rueca de la vida siguió girando, y a partir de ahí, entre alfileres, hicieron una madeja tupida que no se quebró hasta la muerte de ella.

Ya no se queja, se ha acostumbrado a visitarla todos los primeros días de noviembre, cuando ya las tardes caen deprisa y el frío cuaja las gotas de lluvia. Al principio fue difícil, después de toda una vida compartida. Cuando ella murió, él se convirtió en un fantasma, y deambulaba entre las cuatro paredes de su casa, esperando encontrarla detrás de las esquinas. La angustia y desesperanza dejó paso al dolor, y un día el dolor le dejó exhausto, llegando la tristeza como un manto que abarcaba todo. Con los años, supo aprender a vivir en soledad, pero en la soledad compartida de aquel que sabe rezar.

Él nunca pudo decirla adiós. Como esta tarde, siempre se despide con un hasta luego. Mientras tanto, él habla de cómo van las cosas desde que ella no está; habla de sus hijos, de cómo van los nietos; cuenta una por una las historias que le llegan de paso, y se lamenta de no poder afrontar con ella todo lo que le ocurre. Podéis ver cómo ahora se levanta y se santigüa; cómo recoge su sombrero y se lo cala hondo, hasta ser de nuevo una sombra que gira sobre sus pasos, y recorre de vuelta el camino que se pierde más allá de este camposanto.

Sí, podéis verlo como yo: él sigue amando. Os lo dice aquella que escucha sus oraciones y sabe cómo es su corazón. Os lo dice aquella que no espera, porque ya ha llegado. Os lo dice la que ha muerto, igual que vosotros, y anhela encontrarse de nuevo con él, su amado, antes de vivir para siempre.

Feliz día de los Fieles Difuntos.

Canción de cuna para Pilar.



Hay tambores en tus ojos azules, Pilarcita,
y cometas de viento jugando en tu pelo,
y en la orilla preciosa de tu sonrisa
luciérnagas brillantes alzando el vuelo.

Ahora que nos envuelve la noche en su manto, niña mía,
y estrellas son ángeles custodios del firmamento,
me hablarás de cómo se ha portado contigo el día
y me pedirás por favor que te cuente un cuento.

Yo leeré para ti hasta que te duermas, hija mía.
De mi boca saldrán princesas y dragones de fuego,
y un apuesto príncipe a caballo que te recite poesías
en caso que una pesadilla, quisiera arruinar tu sueño.

He encerrado para ti las sirenas, dejándolas cautivas.
He pactado con los árboles que no permitan aullar al viento.
Me ha prometido el lucero del alba que, si te quedas dormida,
va a despertar, bajo tu ventana, un mundo de colores traviesos.

Así, sin darte cuenta, vas quedándote poco a poco rendida.
Tus párpados juegan al juego de ser el escondite perfecto.
Susurro mis últimas palabras. Mis dedos, en rítmica melodía,
tamborilean en tus mejillas, antes de darte un beso.

Apago la luz, y cierro el libro de tapas amarillas;
conjuro al mago azul, para que prepare su mejor ungüento:
será una pócima, un fabuloso hechizo que nos hechizaría
para quedarnos tú y yo, juntitos, congelados en el tiempo.

Dicotomía.



Aquí la rutina de las cosas; el presente maldecido. Los hábitos que derrotan al más sagaz de los hombres, y le adormecen en un estado de abandono. Él espera que le ocurran cosas, sin importar su naturaleza, pues el cambio le fortalece el ánimo y sustituye la voluntad; es el recurso amable de la adaptación, irrenunciable, porque en ello le va la vida, por muy indolente que transcurra. A veces sueña con sujetar las riendas, y aullar como vencedor de la muerte, pero al cabo, recurre a esconder su rostro entre las cálidas sábanas de la indecisión. Allí, acurrucado, se consuela mirando de reojo al futuro, jugando a los dados de la fortuna, y esperando que una vez más le sonría o le maltrate, para acomodar la postura a condición, y volver a dormir plácidamente las horas que le restan.

Sin embargo, él piensa que debe haber ahí algo oculto, y sueña en descubrirlo; todo el mundo esconde algo, si no para beneficio propio, para que un día alguien pueda encontrar aquello por lo que ha sido escondido. No es necesario explicar aquí la búsqueda, salvo en sí misma; pues el objeto buscado no tiene trascendencia más que en el final del camino, y siempre lo encontrado será una pista o medio para llegar a aquello; una etapa más para llegar al final o al principio. Apenas podemos percibir el premio o su magnitud, pero imaginarlo resulta placentero. Es poniendo en marcha nuestro ser, empeñando energías, voluntad, tiempo, como logramos avanzar, y es a través de la acción y movimiento por lo que nos trasladamos a lugares que antes nos parecían inalcanzables.

Y así pasan los minutos, las horas y los días; en la dicotomía circular de lo que se hace y lo que se piensa. Algunos convierten tal bifurcación de la personalidad en arte, y como tal lo cultivan esperando que sus consecuencias, el fruto de los hechos, les sorprendan favorablemente cuando acabe su tiempo.

Razonamiento Teológico.



Miguel, -5 años-, con sus ojos azules exigiendo respuestas..

Papá, si Dios con una palabra suya puede salvarnos..
¿Qué pasará cuando nos diga una frase enterita?

Me olvido



A veces, con el huracán de fondo
de este mar embravecido,
me olvido.

A veces, cuando todos hablan y ríen,
y nadie imagina cómo te he querido,
me olvido.

A veces, necesito con urgencia saber de ti.
Pero me contengo.. y me obligo
a no revivir de nuevo la tortura;
a maldecir el día en que la fortuna
me permitió haberte conocido.

A veces olvido;
pero cuando llego a mi cuarto vacío,
ya no queda nada.. y me castigo,
escribiendo palabras y frases absurdas,
porque no puedo ahuyentar la locura
de intentar olvidar que te he perdido.

A veces, cuando roto por el cansancio
parece, ¡al fin!, que te has ido..
me olvido.

Como yo.




Hoy has dibujado con el lápiz un gran árbol gris en tu cuaderno.
Y como es otoño, has pintado las hojas cayendo suavemente..

¡Qué bonito, hija!,

..y tú me has contestado sonriendo, mientras señalabas el árbol y las hojas grises:

¡Es como tú, Papá!

Sí, hija mía, como yo...

Crisis.


Romance del Tesoro.



Amábamos sin darnos cuenta.
Tú decías que estábamos cautivos
en una enorme isla del tesoro.
Èramos como cazadores furtivos
acechando la pasión como presa.
Rehenes de nuestro juego prohibido
huíamos de todas las consecuencias
por el puro placer de sentirnos vivos.

Y un día, cayó la noche;
y una noche, sin hacer ruido,
se llevó en silencio tu rostro
y cambió de golpe mi destino.
El fruto que yo llevaba,
cómplice de nuestro cariño,
apartó tu amor de mi vida
y aclaró en verdad lo vivido.

Ayer también cayó la noche,
pero hoy ya ha amanecido,
y aunque anduve errante,
triste, sola por mi camino,
encontré de nuevo el amor
en la frágil figura de un niño.

Y veo ahora mi decisión..
¡Mira en quién se ha convertido!
Aquella isla del tesoro
en que tú y yo estábamos cautivos
sigue siendo una promesa
que sólamente yo he cumplido:

no hay mayor tesoro para mí
que ver crecer a mi hijo.

Perfecto.



Me he quedado sentado en el porche de mis sueños, balanceándome en el columpio de madera, mientras violines de agua repicaban sus notas en las escaleras. Le he pedido a Dios que me concediese el favor de que ese momento fuese perfecto. Y mientras esperaba Su respuesta, has pasado tú corriendo bajo la lluvia, empapada de vida.

Por un momento perfecto, me he quedado sentado en el porche de mis sueños.

Boomp3.com

Cumpleaños Feliz.




Amigo mío,

¿Cómo puedo describir lo que he aprendido de ti todos estos años? ¿Cómo responder de forma adecuada a la riqueza de pensar de forma diferente, de aprender a sentir de forma distinta, de valorar cosas que por mi mismo hubiese sido incapaz de valorar?

¿Qué regalarte en la medida que me has regalado? ¿Cómo llegar a premiar el recorrido de amistad a lo largo de treinta años? ¿Cómo voy a ser capaz de agradecer tus silencios en los momentos de angustia y el placer de compartir mis alegrías cuando la vida me ha sonreído?

Eres tú, en el día de tu cumpleaños, quien nos hace a los que te queremos un gran regalo. Porque es Dios, con tu nacimiento, el que ha repartido entre nosotros el don y el privilegio, indispensable para mi, de hacer camino a tu lado.

Un fuerte abrazo, querido amigo.

Alta Política.


Frase política del día:

"Informo categóricamente a los ciudadanos del país que desde este preciso instante, quedan informados"

(comentario atribuido a Pepe Blanco en un breve, pero intenso, momento de lucidez...)

Lluvia de septiembre.



Hoy Dios toca el piano sobre todas las aceras.

Y a cada uno que escucha la sinfonía de sonidos -en forma de gruesas gotas, o chirimiri de rocío fresco-, chocando rítmicamente en el fondo del corazón, le suena diferente. Como aquel niño que se refugia de los rayos, apenas previendo la tormenta que atenazará con fuerza sus decisiones y hará de su libertad, su senda cierta; o aquel que mira a través de los cristales, preguntándose cómo ha podido dejar que sus sueños se le escapasen como gotas de lluvia entre sus dedos; o aquel que luchó y fracasó, y ahora el agua lava las heridas susurrándole al oído que tiene derecho a ser feliz.

O aquel que amó con esperanza, y sirvió hasta el anochecer de su vida, sonriendo.

Boomp3.com

Nuevo curso.



Pongo a enfriar septiembre junto al Moët Chandon.

Ya vuelvo al trabajo, colorado por el esfuerzo hasta coger velocidad de crucero. He separado los lápices de colores, plastificado los libros y arrancado las telarañas del fondo de mi pupitre de madera. He planchado mi uniforme azul.

Hay novedades escritas en la pizarra y nuevos ojos que todo lo leen.

Vuelvo a ser tímido; atento. Especialmente vulnerable cuando abro la botella de champán y dejo correr las burbujas de septiembre en el primer día de clase.

Cómo jugar a ser brizna de hierba.



Lo primero que hay que hacer, (me lo han soplado unos angelitos) es tumbarse en el suelo muy relajado, boca arriba. Los brazos extendidos y las piernas separadas. Luego hay que cerrar los ojos despacito, despacito, y concentrarse. Tienes que creer firmemente que vas a convertirte en brizna de hierba por un rato. ¿Prefieres granito de arena? Vas sintiéndote cada vez más ligero, más frágil, como si de repente tu cuerpo empequeñeciese.

boomp3.com

Sí, eso es. Ahora notas una sensación casi de ingravidez. Lo estás consiguiendo. Eres tan minúsculo que apenas eres ya visible a los ojos de los demás. Un puntito encima de la alfombra. Una mota de polvo en el suelo. Como si de una regresión se tratase, vas limitando también tus pensamientos, concentrándote en el puro y sosegado placer de aquel que abre por primera vez sus ojos y se asombra.. No hay responsabilidades ni problemas. No hay culpa, ni daño, ni falta. No hay vestigios del pasado, ni recuerdos que empañen lo que empiezas a sentir. Lo esencial es tu nueva naturaleza, que se presenta plena de sensaciones nuevas y huérfana de problemas mundanos.

Mirando desde aquí abajo –si pudiésemos ver- nos abruma la complejidad y confusión de lo que hemos dejado arriba. ¡Quedan allí tantos sinsabores y penas! ¡Tanto tiempo regalado al ocio, al trabajo y a la distracción! Todo queda allí arriba y a ti ya no te importa nada.

Es curioso cómo se aprecian las cosas desde aquí. En primer lugar, el movimiento.: estamos a merced de los elementos. No somos autónomos a la hora de trasladarnos a cualquier sitio y dependemos de la voluntad caprichosa de algo ajeno. Por otra parte, hay una cierta sensación de indefensión ante cualquier adversidad. Parecemos tan ínfimos que cualquier cosa puede alterar o destruir lo poquito que somos. ¿Te he dicho que cierres los ojos? Sí, tampoco ves, pero no te hace ninguna falta. Te estás transformando en una brizna de hierba y de lo único que has de preocuparte es de sentir el viento, y crecer sano y fuerte.

Ahora es cuando el entorno te habla. Los sonidos despiertan sentidos que permanecen ocultos en otras condiciones. El oído se agudiza, el olfato sugiere matices inexplorados, la vista mira a través de las cosas. Aprendes en un instante a mimetizarte y a jugar en el cálido sitio donde te encuentras, a gozar del sincretismo de las pequeñas cosas que puedes abarcar y el susurro gorjeante del agua.

Eres una brizna de hierba.

Y ahora te das cuenta de que las cosas pequeñas y sencillas, son las que verdaderamente importan. Y del valor extraordinario que poseen. Nada como jugar a ser brizna de hierba – o granito de arena, qué más da- para valorar aquel momento en que fuiste algo semejante:

Un pequeño embrión que jugaba, asombrado en su reducido entorno, a hacerse mayor.

Ángeles Pequeñitos.




boomp3.com

Veo ángeles pequeñitos en estas noches de verano…

Querubines alados que miran de frente, sonriendo,
mientras juegan a ser brizna de hierba,
o granito de arena, qué más da….


Yo les sueño..
Tumbados sobre los algodones de las nubes.
Sus caritas relucientes y encendidas,
llamándome en un susurro por mi nombre.


Yo les miro..
¡Son tan bonitas sus alas azules!
Revolotean entre risas, abriendo los brazos;
invitándome a participar en sus alegres juegos.


Cómo les quiero..
Angelitos de mis noches de verano
¡Cuánto me gustaría que me enseñárais a sentirme
brizna de hierba o granito de arena, allá en el cielo!

La esperanza de lo mínimo.



boomp3.com

En las páginas del libro de la Vida me encuentro.
Habito escondido, al acecho de que tú me leas.
Yo no hablo mas que a aquellos que me escogen,
aquellos que esperan verse sorprendidos
en un alto del camino.

Muchas veces he pasado delante de ti,
y no me has mirado.
Soy como una letra pegada al margen;
como aquella palabra ignorada en el borde de una cita;
soy la sombra, para muchos un mísero inconveniente,
o la estrecha y alargada tinta que tus ojos, sin ti,
se quedan viendo.

Un día abriste la puerta de tu corazón,
-ese lugar precioso donde yo quiero respirar-
en el amor caliente de una noche sin luna,
y ya no tengo sitio donde esconderme.
No puedes ignorarme, aunque lo desees;
he aprendido a conjurarme en tus pequeñas cosas
haciéndolas mías, y ahora dependo de ti.

Escúchame, ahora que estamos solos:
no habrá obstáculo, ni controversia,
ni alfileres de lluvia en tus anocheceres,
porque cuando por fin te fijes
en la esperanza ínfima de mi naturaleza,
amarás nuestros secretos,
y ese don que nos hace partícipes de lo que jamás se olvida.

Yo te daré a cambio lo más preciado que el Hombre puede desear,
aunque tú aún no te des cuenta..

Entonces, existiré también gracias a ti, mamá.

Yo no sé lo que sueñan los ciegos.



Yo no sé lo que sueñan los ciegos.
Encadenados a la retina
de lo invisible,
deletrean impávidos el repicar de la lluvia en las ventanas.
Les siento como almas de días enteros,
agotados de sombras:
miden su tiempo en los ecos sonoros de la palabra.

Es jazmín de jardín,
es goce de roce,
es infinito matiz de sabor.
Sonidos que arrullan sentidos.
Y juegan entre ellos a definir la realidad,
solapándose,
acompasando la noche perpetua
en imágenes imposibles.

Tiempo para mí.




boomp3.com

Madrid-Barcelona ida y vuelta. Líneas discontinuas, guardarraíles flanqueando la carretera. Discografías en el USB del coche. Devoro kilómetros sin tregua mientras los paisajes de delante van quedando atrás. Sorprendo al crepúsculo, persigo el anochecer. Sigue estando el arco iris en el cielo. Veo la cara de Dios en ese camión que ha cruzado de forma inesperada. Mucho, mucho tiempo para pensar, repasar, proyectar.

Caen gotas afiladas en la noche y me acerco, noctámbulo, a mi destino.

Llueve en Madrid, mi amor.

Ella y él.



Leía la prensa en un agradable café. Una chica joven hablaba con su novio en la mesa de al lado. Discutían sobre si era conveniente seguir con el incipiente embarazo. El decía que era una locura. Ella quería continuar adelante. El argumentaba una retahíla interminable de inconvenientes. Ella le miraba angustiada porque todavía no había tomado una determinación. El hablaba del amor de los dos y lo bien que estaban juntos. Ella callaba teniéndoles muy presentes a los dos. El la cogía de la mano mientras apuraba el capuccino, con cierto aire indiferente.

Ella, levantando la vista, miró a través de él. Y un brillo especial en sus ojos me hizo comprender lo felices que iban a ser los dos, madre e hijo, cuando todo aquello terminase.

boomp3.com

Soledad de amor.



Hoy he soñado que estaba solo.

Hoy no existía nadie que no fuera yo, en ese paisaje desdibujado por la bruma. Los que hoy quiero, deambulaban ajenos a mi, y no eran más que un lejano recuerdo. Dios tampoco estaba allí, en mi particular infierno. Procuraba afanarme en mis tareas, pero todo se volvía repetitivo e incoherente. Llenaba mi vida de distracciones, emociones, experiencias que cumplían rápidamente con el objetivo de la satisfacción inmediata. Argüía cábalas y lógicas matemáticas. Filosofaba y delimitaba la ética de mis acciones y pensamientos. Mataba el tiempo con jeroglíficos indescifrables.

Y nada podía cubrir la angustia de mi soledad completa. Ninguna realidad, por estructurada y convincente que pareciese, podía esconder el rostro de mi alma al contemplarme en el espejo, porque sólo eran mis ojos de hielo quienes devolvían la mirada.

Hoy he soñado en mi soledad, la que no ama.

La que alimenta mis ratos vacíos con el ruido de la lluvia en los cristales. La que señala con el dedo, para su beneficio. La que alarga sus tentáculos de miedo para envolverme en la rutina de las cosas, siempre que sean mías. Vivir con esa soledad, sin amor, es mejor que no tenga trascendencia. Resulta más convincente no dejar huella, y pasar rápido el mal trago de la vida, porque nada te sostiene, más que el azaroso palpitar del tiempo en tus venas.

Y al despertar, he visto al Amor sentado al borde de la cama, velando mi sueño. Con las manos abiertas, me ha enseñado a aquellos que forman parte de mi vida, las personas que me quieren y quiero. Los he reconocido de nuevo, rodeándome. Y he sentido como el Amor bailaba con nosotros hasta disipar la niebla.

Un beso en el aire.


Y al ver que cruza sin prisa la tarde,
empieza el recuento de los minutos vacíos,
que gasté amasando perezas y amarguras,
que maté condenándome a vagar en el olvido.

Y miré atrás, allá en el fondo del valle;
desde lo alto, miríadas de pueblos antiguos;
sendas ocultas entreveradas de hermosuras,
al margen de mi vida; ya fuera de mi camino.

Así, desde mi montaña cubierta ya de nieve
oteo el horizonte de mis pasos perdidos.
Dejo el atardecer con nubes de levadura,
y un beso para ti en el aire, amor mío.

Tesoros menudos.



boomp3.com
- Ya me diréis, enanos, para qué hacéis un agujero en la arena.
- Vamos a esconder uno de nuestros soldados de juguete.
- Pero si nos vamos en cinco minutos..
- No importa.
- No esperéis encontrarlo después en la inmensidad de esta playa..
- Ya, pero a lo mejor luego lo encuentra alguien, y dirá..

¡¡Menudo tesoro!!

Ataque intolerante de Movimiento contra la Intolerancia.


Me entero que la bitácora de Crispal, In Partibus Infidelium, aparece acusado por Movimiento Contra la Intolerancia como una bitácora xenófoba, ultraderechista y contra la inmigración. Lo podéis ver en el Informe Raxen 2008, página 12.

Quiero apoyar a Crispal desde esta humilde bitácora expresando mi indignación por lo que considero una mentira en toda regla por parte de Movimiento contra la Intolerancia: el blog de Crispal es un ejemplo de información sobre Arabia Saudí -en el que actualmente vive-, una fuente de anécdotas sobre cómo el Islam está presente en esa sociedad, y un verdadero cúmulo de experiencias y opiniones personales de alguien que, día a día, convive en un país donde - con toda probabilidad- las personas que forman Movimiento contra la Intolerancia serían inmediatamente encarceladas.

Por cierto, leo en el informe Raxen, página 78:

"30-12-07 AGRESION ULTRA. Las clínicas abortivas de Madrid habían avisado el pasado jueves de que tenían «miedo» de lo que pudiera ocurrir al día siguiente, fiesta de los Santos Inocentes. Muchos años, esta festividad sirve para que cientos de personas se concentren en las puertas de los centros que practican abortos y protesten contra ellos. En ocasiones, incluso se ha llegado a atacar los centros con pintadas o pedradas contra sus ventanas. Ayer, la clínica Isadora, situada en la calle Pirineos (distrito de Tetuán) fue empapelada por la mañana con panfletos en los que la llamaban «Matadero Isadora», según informó la Cadena Ser. Una trabajadora de la clínica confirmó que no habían sufrido ningún ataque violento, sino sólo las octavillas. Los que las repartieron, según la cadena de radio, pertenecen al grupo Nación y Revolución, de ideología neonazi. Las mismas fuentes dijeron que se trataba de 10 hombres a cara descubierta,
que también repartieron sus panfletos en los parabrisas de los coches que estaban en esta zona
cercana a la Dehesa de la Villa. Un día antes, varias decenas de antiabortistas se concentraron frente a cinco clínicas madrileñas donde se practican abortos, entre los que estaba la Isadora. Los otros centros donde se manifestaron son El Bosque, Ginecológica Callao, Centro Médico Pacífico y Clínica Dator."

La persona que escribe en esta bitácora no se identifica en nada con grupos organizados de ningún tipo, y menos con Nación y Revolución ni leches de ideología marxista o fascista. Ahora, aquí la AGRESION para toda la sociedad, es precisamente el ejemplo de la citada Clínica Isadora, actualmente cerrada por triturar niños e incumplir de forma manifiesta la Ley.

Si todas las noticias están manipuladas como ésta última, no me extraña que cualquier bitácora que no rinda pleitesía a la línea ideológica del intolerante Movimiento contra la Intolerancia sea acusada de cualquier cosa injustamente, como la bitácora de Crispal.

Pesadilla.


Otra vez no pudo conciliar el sueño. Por la noche los acontecimientos volvían una y otra vez a su memoria, reviviendo incestuosamente sus recuerdos. En duermevela, el movimiento sudoroso de su cuerpo arrugaba las sábanas. Y ella se hundía, buscando desesperadamente descansar de sus pesadillas.


Aparecía de forma repentina, sin que ella hiciese nada para llamarlo. Aquella sombra erguida en el umbral de la puerta, observándola. Notaba que la presencia le miraba y no comprendía que quería de ella. La sombra se acercaba con pausados movimientos, como si disfrutase del espacio que le quedaba por recorrer hasta llegar al borde de su cama. No quiso mirar. No podía hacerlo. Se encontraba completamente rígida, esperando el preciso momento en qué él quisiera rozarla. No era miedo. Pero sí una angustia insoportable. No sabía quien podría querer comunicarse con ella, en base a qué la presencia se había manifestado. La estaba torturando sin piedad. No podía calcular el tiempo que llevaba acercándose, aunque le parecieron horas. Sintió de repente un dolor profundo, intensísimo. Casi le cortaba la respiración. Abrió los ojos aterrorizada, y vio la sombra pegada al borde de la cama. Nada hacía, más que observarla impertérrito, como si quisiese decirle algo que sólo ella mereciese saber. Notó como su espíritu pugnaba a salir de su cuerpo. Pero la cara, embozada en las sombras, era como si no le dejase moverse de allí. Una mano invisible no le permitía abandonar su cuerpo, exhausto del esfuerzo, y paralizado por el pánico. De repente, con la inconsistencia de un sueño letárgico, la sombra desapareció, y el dolor y la sensación de inmovilidad también. La inesperada visita se esfumó, y con ella el miedo. Ya no pudo sino quedarse exánime, agotada. Y envolviéndose en las sábanas, se quedó dormida.

Id con cuidado, lectores. Puede que la próxima vez el fantasma aceche en la intimidad de vuestros hogares.


Acción de gracias.


Ya es.
Ya crece.
Ya podemos ponerle nombre.
Ya soñamos transcurrir su vida entre páginas todavía no escritas.
Aquí tiene un hueco para él, en el apretado mundo de su familia. Un lugar donde se le querrá por lo que es y no por lo que vale, y se desarrollará hasta que se convierta en lo que quiera.
Un ruego que es oración: Dios le dé fuerza y coraje para llegar a ser una persona digna del don que ha recibido; ante todo, que sea bueno/a: lo demás, vendrá por añadidura.

Y gracias, Señor, por el anuncio del próximo nacimiento de nuestro quinto hijo.

Breve cuento de un regalo.



El sanitario de guardia se lo había advertido: es posible, señora, que haya complicaciones en el parto. Ella sonrió al doctor y se preparó encomendándose para lo que pudiera pasar. Sintió que la vida se le escapaba a borbotones por la herida. La sangre resbaló profusamente por el borde de la camilla de acero inoxidable, deslizándose entre las baldosas del paritorio. No era posible contener la hemorragia.. Acariciando la cabecita de su hijo recién nacido, notaba el cálido abotargamiento que precede a la inconsciencia. Se fue susurrando palabras de amor, mientras esperaba dulcemente el acontecer inevitable de la muerte.

Aquí estoy, ensimismado, analizando la frágil consistencia de mis recuerdos. Veo un niño criado por muchas manos abiertas, por muchas voces extrañamente familiares. Veo expresiones de ternura y tristeza en rostros difusos que me observan, admirándose de cómo me parezco a ella.. Veo a un hombre erguido, serio, esculpido en el claroscuro de la habitación, soportando estoicamente el peso invisible del dolor. Y me veo –el llanto reflejado en el espejo-, al darme cuenta por fin del sacrificio: su vida por la mía.

La infancia recluida en el oasis de la inocencia, dejó paso a la creciente curiosidad de las preguntas urgentes sin posibilidad de respuesta, y a la rebeldía indomable que persigue el valor sagrado de la libertad. Fueron tiempos difíciles en los que la personalidad se forjó a golpes de ausencia. El regalo de la vida se convertía en responsabilidad no pretendida ni deseada y una absurda culpa se empozaba en el fondo del alma.

¿Por qué me hiciste cargar con la responsabilidad de tu sacrificio, mamá?

Soñé muchas veces que me presentaba, anciano ya, delante de tu tumba, acompañado por un enorme baúl de logros conquistados para ti. Creía que nada era suficiente para compensar el amor de tu entrega. Todo giraba alrededor de interrogantes que se convirtieron en pilares de mi corta existencia. ¿Y si tú estuvieses viva?. ¿Qué tengo que hacer para merecerte y pagar la deuda contraída? Tengo miedo a ser un fracaso y defraudarte... ¡Qué breve y ligera parece una lágrima mía comparándola con una gota de sangre derramada por ti!

Pero con el tiempo me di cuenta que mi corazón sólo podía ofrecerte un simple ramillete de claveles blancos. Tus favoritas. Gracias a esas flores, la melancólica puerta de mi pasado que antaño conservaba con cerrojos de plata y oro, - esa huella de un regalo olvidado-, la abrí de par en par en busca del sentido de mi vida.

Tu regalo no era sólo para mí, madre.

Comprendí la generosidad de tu elección: la tragedia de la muerte, convertida por el amor en semilla que brota y se multiplica en el tiempo, repartiendo vida a lo largo de generaciones. Quizá yo no fuese el beneficiario final de tu regalo. Quizá fuera tan sólo el primer eslabón de la cadena que forjaste con tu sacrificio. Elegiste vivir en nosotros con tu tributo de amor. Y yo soy el testimonio de ello.

Tu regalo también es para ellos.


Recupero la compostura por el revoloteo incesante de mis hijos, exigiéndome atención a sus juegos. Nos hemos reunido toda la familia en torno al padre en la casa del campo, y huele a mantel recién puesto y a risas jóvenes. Y noto que ha sido en el verano de mi vida cuando al fin, lo he comprendido.

Gracias, madre.

Instrucciones para románticos empedernidos.


Modo automático del olvido: desconexión.
Acércate a la mesa, recopila papel y pluma,
esmérate en la caligrafía, contén la respiración.

Escríbelo, por fin escríbelo.

Coge un sobre y apunta su dirección.
Ve corriendo a la Oficina de Correos,
(no dejes que pueda contigo la emoción)

estampa un beso, y envíalo.

Ahora sonríe; y no esperes contestación.

Amores de siempre.


- Nena, estoy en la cumbre.
- Nene, yo estoy contigo.
- Hemos pasado muchas cosas juntos hasta llegar aquí, ¿no crees?
- Sí, y las aventuras y el tiempo han desgastado nuestros cuerpos, pero todavía andamos juntos en la misma dirección.
- ¿Recuerdas cuando éramos jóvenes e inexpertos?
- Recuerdo cuando no éramos más que tú y yo.
- Nada ha cambiado para nosotros.
- Todo ha cambiado alrededor.
- Es verdad. Este mundo ya no es el que conocíamos.
- Somos ancianos; es natural.
- No dejes de acompañarme en este camino.
- Ya pronto vamos a llegar.
- Cuando lleguemos, nena, quiero que sigas conmigo.
- Cuando lleguemos, nene, no te voy a dejar.

No puede ser.




¡No puede ser! Esa mujer es buena.
¡No puede ser una mujer malvada!
En su mirar como una luz singular
He visto que esa mujer es una desventurada.

No puede ser una vulgar sirena
Que envenenó las horas de mi vida.
¡No puede ser! Porque la ví rezar,
Porque la ví querer,
Porque la ví llorar.

Los ojos que lloran no saben mentir;
Las malas mujeres no miran así.
Temblando en sus ojos dos lágrimas ví
Y a mi me ilusiona que tiemblen por mí.

Viva luz de mi ilusión,
Sé piadosa con mi amor,
Porque no sé fingir,
Porque no sé callar,
Porque no sé vivir.

Cuadro infantil.




Fotografía de Carl Warner.

Has pintado las costuras de tu pequeño mundo,
mi niña, llenas de sabores color menta.
Y en la tormenta de trazos azul oscuro,
amarillos y rojos y rocas de nácar y arena.

Has dibujado un cielo blando y el sol profundo,
y un barco que cruza el océano a toda vela,
y en la esquina de tu cuadro, muy juntos,
tú y yo, la playa, y un millón de perlas.

Estrategia diabólica.


Eta ha vuelto a matar. Y lo ha hecho a dos días de las elecciones generales. ETA ha aprendido rápidamente que el pueblo español es permeable a los sentimientos e influenciable por el sufrimiento.

Eta es una organización terrorista con fines políticos, y su forma de hacer política es precisamente poner muertos sobre la mesa para conseguir de los demócratas interlocución política. Si todas las fuerzas democráticas tuvieran claro esta única premisa, sin posibilidad de matices, la banda ya habría caído hace tiempo.

Negociar con terroristas es legitimar los fines del terrorismo. Puede que haya personas de buena voluntad que crean que esto no es así. De hecho, todo aquel que vota al PSOE probablemente estén en desacuerdo. Esta controversia debería quedar siempre en segundo plano, en cuanto a que el verdadero enemigo siempre es el terrorismo. Es precisamente ETA quien se postula para dividir a la sociedad, y trasladar su mensaje de odio a los que sufren las consecuencias del Terror.

Desde esta perspectiva, la estrategia diabólica de ETA se concreta en el asesinato de un hombre sencillo, ex-concejal del partido socialista, amante de sus hijos y comprometido con la sociedad que le ha tocado vivir, desde su personal contexto vital. Eta ha utilizado la vida de Isaías como apuesta política en el tablero del poder. Esta siniestra carta la arroja a los partidos con opción de gobernar para que éstos se vean en la obligación de responder. ETA ya ha descontado la coherencia en esta legislatura de aquellos que no están dispuestos a dialogar. El destinatario de este macabro asesinato es nuestro presidente del gobierno, rehén de un mal llamado proceso de paz que ha pervertido de raíz las reglas democráticas de cualquier Estado de Derecho. Y le está diciendo dos cosas: en primer lugar, sigo operativo y puedo seguir matando, como respuesta al endurecimiento hacia el entorno etarra motivado por las elecciones; en segundo lugar, de ti depende que esta carta, a dos días de las elecciones, sepas jugarla.

Doblen hoy por ellos las campanas.


Me adhiero al recuerdo que en sus blogs dedican Hartos, Elentir y Natalia a las 192 personas que murieron el jueves, igual que hoy, tres días antes de las últimas Elecciones Generales, y a todos los que han muerto a manos de la banda asesina ETA.

Doblen por ellos las campanas,
y que su tañido matice
con diferentes sonidos
el aire fresco de la mañana.

Hoy veo: todo son miradas;
hoy amo: todo me recuerda
a las víctimas inocentes
que murieron por la espalda.

Doblen por ellos las campanas.
Luceros en la niebla,
antorchas de esperanza;
ejemplos de sacrificio
en su sangre derramada
por la dignidad y la paz,
por la libertad de España.

Todos nosotros hemos sido
testigos de la cruel infamia
de una justicia convenida,
de una falsa paz negociada.
Nuestro turno es ahora luchar
con la Ley, el voto y la palabra.

Doblen por ellos las campanas.
Las víctimas son de todos nosotros,
un pedazo de vida que permanece
prendida en el fondo de nuestras almas.

Dios acoja sus vidas truncadas
por el absurdo filo del terror;
y mitigue el dolor que nos hace
llorar hoy lágrimas amargas.

Que doblen;

Doblen hoy por ellos las campanas.


Actualización: Hoy ha sido asesinado de tres tiros, delante de su mujer y su hija, un ex-concejal del Partido Socialista de Euskadi en la localidad vasca de Mondragón. Mi más sentido pésame a su familia, y a ellos dedico, con la mejor intención, esta entrada.

Otra vez ETA matando, lo único que sabe hacer. ETA negocia con muertos. Nosotros no podemos caer en su macabro juego de negociación por muertos. Lo único que hará posible la disolución de ETA, es su derrota total, y que sus asesinos pasen el resto de su vida en la cárcel.

¡¡Viva España!!




¡¡Viva España!!
¡¡Viva la Libertad!!

Se fue la tarde.



Ya ves; se fue la tarde.
A pellizcos de luz,
sólo me quedé,
queriendo compañía;

Me vi mirándote.
Y fue con inquietud
cuando me pregunté
por esta soledad mía.

No sabría decirte..
Comprendí que tú
supiste entender
lo que me ocurría.

No quise amarte..
Frágil contraluz:
yo no te amé,
con lo que te quería.

Ya ves; se fue la tarde.
Se apaga mi juventud;
llega la noche y vagaré
junto a la melancolía.

Te pido perdón.



Cuadro de Vladimir Kush, ---Fauna in La Mancha---

Valorar lo invaluable.
Franquear lo infranqueable.
Arrojar al mar la piel que me perfuma;
a merced del olvido mi abrigo de terciopelo azul.
Barrer la arena, llenarme de espuma,
contar mariposas de cristal a media luz.
Apoyar mis brazos en el alféizar de la luna
y dejar un ratito de ser yo, para ser tú.

Amor en tiempos de cólera.





Quería que me dejases en paz.

Entraste sin llamar; eras como un intruso del que no conseguía desembarazarme. Quise gritar al enterarme de tu presencia. Pudiste escuchar uno a uno mis reproches. Todos me daban la razón y yo no podía ocultar mi ira hacia ti. No sé cómo pude hablar contigo esa noche, a solas, hasta que el amanecer tiñó de oro la madrugada; no sé qué aventuras me susurraste; no sé qué promesas imposibles de cumplirse. Y, sin embargo, llamaste a la puerta de mi corazón y te puse nombre.

Sí, hijo mío, tú me enseñaste a amar en tiempos de cólera.

Encuesta.




Atención a la encuesta publicada por el semanario Época, del Grupo Intereconomía. Creo que es la primera vez que una encuesta da como ganador al PP en estas elecciones 2008.

Ojalá sea así y nos libremos del irresponsable de las cejas perpendiculares.

Rezar.



Mira, mira, mírate dentro;
escucha cómo tus latidos acompasan la lucha interior;
silencia el rugido de tus trocitos de Hombre;
ponte rejas, sujeta con fuerza la imaginación.
Ahora que sientes cómo fluye por tus venas la vida,
ahora que abres de golpe los secretos del corazón,
y el amor convierte tus palabras en poesía,
es tiempo de que te pongas al habla con Dios.

También en Filadelfia.




boomp3.com

Estaba dañado y maltrecho; no podría decirte cómo me sentía.
Estaba irreconocible a mí mismo.
Vi mi reflejo en una ventana y no distinguía mi propia cara.
Oh hermano, vas a dejar que me eche a perder?

En las calles de Filadelfia.

Caminé por la avenida hasta que mis piernas pesaban como una roca.
Oí las voces de amigos que desaparecían y se iban..
De noche podía oír la sangre en mis venas,
Así de negra y susurrante como la lluvia.

En las calles de Filadelfia.

Ningún ángel va a saludarme;
Estamos solamente tú y yo, amigo mío,
Mi ropa no se ajusta a mí nunca más;
Caminé mil millas para llegar a esta piel.

La noche ha caído; permanezco despierto.
Puedo sentir cómo voy desvaneciéndome.
Pues, recíbeme hermano con tu beso infiel
O nos dejaremos uno al otro así...

En las calles de Filadelfia..
(Traducción de la canción Streets of Philadelphia, de Bruce Springsteen)

Libros, libros...



Me pasa Elentir un meme sobre qué libros leeré próximamente:

- "La bodega", de Noah Gordon: El arte de la elaboración del vino por parte de un agricultor catalán. (sorry, pero resultaría más verídico si fuese riojano)

- "Teología y Sensatez", de F.J. Sheed: Brillante aproximación al conocimiento de Dios, ocupándose más del entendimiento que de la imaginación y la voluntad. Imprescindible.

- No he sido capaz de terminar "Un mundo sin fin", de Follet. Para anticlericales, ya tenemos al partido socialista.

- "El niño con el pijama de rayas", sorprendente historia de Bruno, un niño de nueve años que se muda con su familia a una casa al lado de una gran cerca de espino.

No sé si he de pasar el meme a otros blogs. Que se sientan aludidos todos aquellos que les apetezca descubrirnos sus lecturas y aconsejarnos cuáles merecen la pena.

Paradoja.




Dicen que en la España democrática se vota para cambiar el poder cada cuatro años, pero a veces, no acabo de creérmelo.

No me olvides.


CONFIDENCIAL:

La socialista Lola Gay, diputada del PSPV por Alicante, ha sido pillada in fraganti buscando bragas en Internet en plena Cámara de las Cortes Valencianas.

Fuentes de toda solvencia en su partido destacan que, en realidad, estaba trabajando duro para contribuir y elaborar los 100 motivos para creer del programa electoral del PSOE. Debido a la estrategia de tensión y dramatismo propuesta por el líder ZP, y en clara sintonía con los grupos nacional-socialistas que evitan la crispación aporreando ellos primero, la señora Gay buscaba lencería fina acorde con la línea argumental impuesta desde la dirección del partido.

El objetivo principal era encontrar una propuesta que diese un impulso definitivo a la Alianza de Civilizaciones, la paridad en las bragas, y el férreo control de la población y la familia por parte de la organización socialista. Gay lo ha conseguido.

Y he aquí la propuesta estrella para la próxima legislatura:



Forget-me-not Monitoring Panties: Las bragas “Forget-me-not”, (o No-me-olvides) emiten una señal para mantener a las mujeres localizadas, pero eso no es lo mejor, también te indican el ritmo cardíaco y la temperatura corporal. Según cuenta el fabricante, está basado en tecnología militar, funciona vía satélite y puede enviar los datos a tu móvil, PDA o PC.

Feministas satifechas han declarado: "cuando acabó la guerra fría, supimos que la libertad podría ponernos calientes." Grupos contra el cambio climático han dicho que este invento contribuirá a reducir el calentamiento global. La Junta Islámica aprueba su uso "como complemento esencial del velo islámico". El gran líder ZP ya ha dicho que las repartirá gratuitamente entre sus ministras-cuota "y especialmente, a Maleni: funcionará de maravilla, la vigilaremos las 24 horas y si vemos que la temperatura aumenta demasiado, la llamaremos inmediatamente al móvil o la iremos a buscar." Por sólo 100 eurillos por pelvis, a descontar de los 400 prometidos.

Dicen las malas lenguas que el ministro del Interior, Rubalcaba, está buscando calzoncillos-guillotina con chip incorporado. Bermejo apunta que no es anticonstitucional y declara, con la gracia natural que le caracteriza:

Es para meter más presión,
en el día de reflexión.


Gracias, gracias, Lola Gay.

Madre, Mírame..


boomp3.com



Recuerdo hace cierto tiempo que realicé un powerpoint con motivo de una inquietud personal. No supe cómo hacer cambiar de opinión a una madre que se vió obligada (por motivos que silenciaré) a abortar. Solo sé que me impresionó profundamente la trascendencia del acto que otros, en su libertad mal entendida, han ejecutado, cuando se focaliza el problema en alguien conocido. Cambia la perspectiva por completo. Ya no resulta tan fácil abstraerse, puesto que ya no nos es indiferente.

Supongo que se trata de la responsabilidad de cada uno con respecto a la lacra de nuestro tiempo.

La estrategia de la tensión.


Siguen los ataques contra la libertad de expresión, siempre por parte de los mismos. Grupos organizados nacional-socialistas, a los que nadie parece ser capaz de parar, y a los que se justifica no dándoles importancia. Esta es la sociedad de crispación que quieren algunos para movilizar a su electorado.


Pepiño es un organizador.
Organiza tan intensamente
que hasta planea sin pudor
lo que debe hacer la gente.

Quienes interpretan su mandato
(dilectos hijitos fascistas)
acuden a reventar cualquier acto
mientras no sea socialista.

Y una vez encendida la mecha
una vez propagado el dislate..
¿Quién ha quitado la espoleta
para luego decir que es debate?

¿Quién justifica la agresión
y la estrategia del fascismo?
Zapatero lo llama tensión,
y el PSOE, dramatismo.

Yyyy, yYyyy, al cuerno, ZPéeeeee...



boomp3.com

Cantad conmigo al ritmo de la música:

Yyyy, yYyyy, al cuerno, ZPéeeeee...

(Todos:..libérate, libérate)

Mi España, querida España, la quieren destrozar...
Ay mi España, estos sociatas, no nos van a ganar...

Yyyy, yYyyy, al cuerno, ZPéeeeee...

Vete al circo, te lo pedimos, cansados de aguantar..
separatismos, nacionalismos, ceder no es negociar...

Yyyy, yYyyy, al cuerno, ZPéeeeee...

Ya te hemos visto, te hemos sufrido, queremos libertad..
Ya es el momento, y no lo siento, nadie te va a votar...

Yyyy, yYyyy, al cuerno, ZPéeeeee...

Talante



Tengo la tensión por las nubes; me siento crispado y a punto de dramatizar.

Ay, madre... ¿pero dónde habré dejado el talante?

Tensión.



Aquí Pipo, simpatizante del PSOE, cuando se enteró que Zapatero requería algo de tensión ante las elecciones que se avecinan. Gabilondo -jefe de campaña mediática- ha declarado que no hay que dramatizar, por lo que le han dejado cinco minutitos más de siesta. Eso sí, luego en plan doberman, como toda esta legislatura.

Sábanas rojas contra la crispación.... y el tremendo morro de pensar que la sociedad española es idiota.

Os den tila el 9 de marzo, sinvergüenzas.

Maná


Procuraré actualizar el blog más a menudo. He tenido bastantes cosillas que hacer este último mes y prácticamente no me he conectado.

Sirva esta cancioncilla como introducción para los tiempos que corren: nos acercamos a pasos agigantados a las elecciones, y casi todos los partidos nos ofrecen el maná, pero todo se queda en un murmullo pegadizo.

La princesa está triste..



La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste, la princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,
—la princesa está pálida, la princesa está triste—,
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».

Rubén Darío

Año nuevo para todos.



Abro año nuevo. Paso página de muchas cosas y estreno agenda de tapas negras. No es el cuadernillo azul de Aznar, ni el block de anillas rojo de Zapatero; es solamente mi agenda de trabajo y apuntes diario.

Efectivamente, no es que sea gran cosa. A mí me gustaría llenar sus páginas de detalles asombrosos, de bocetos a plumilla y garabatos en las solapas, con anotaciones al margen destacando la importancia de éste o aquel acontecimiento imprevisto, marcando con avidez mi pequeño mundo. El caso es que al terminar los sucesivos años, las tapas negras se vuelven grises, y las hojas blancas amarillean.

Ah!, pero esta flamante agenda de tapas negras es nueva. Se me ofrece una nueva oportunidad de llenarla de detalles, bocetos y anotaciones al margen que me parezcan en ese momento importantes y duraderas.... aunque con el paso del tiempo sean de nuevo ceniza mis palabras y aire mis dibujos.

Así cojo con tantas ganas el Año Nuevo: sabiendo que toda iniciativa tiene sentido porque no dependo del caprichoso devenir del Tiempo.

Un día, mis desaparecidas agendas serán un libro abierto.

Datos impersonales

Mi foto
Ahora, entre nosotros, por la paz de Dios, ahora, entre nosotros, se puede contar la verdad: ya hay fuerza para echar raíces, y bondad para hacerse viejo. Al fin hemos encontrado cosas en común, y al fin, un acuerdo y un credo, y ahora yo puedo escribir sin riesgo, y tú, también sin riesgo, puedes leer. G.K.Chesterton.