Primer Derecho Fundamental

Visitan este blog

Los sábados, me apunto.

Ataque intolerante de Movimiento contra la Intolerancia.


Me entero que la bitácora de Crispal, In Partibus Infidelium, aparece acusado por Movimiento Contra la Intolerancia como una bitácora xenófoba, ultraderechista y contra la inmigración. Lo podéis ver en el Informe Raxen 2008, página 12.

Quiero apoyar a Crispal desde esta humilde bitácora expresando mi indignación por lo que considero una mentira en toda regla por parte de Movimiento contra la Intolerancia: el blog de Crispal es un ejemplo de información sobre Arabia Saudí -en el que actualmente vive-, una fuente de anécdotas sobre cómo el Islam está presente en esa sociedad, y un verdadero cúmulo de experiencias y opiniones personales de alguien que, día a día, convive en un país donde - con toda probabilidad- las personas que forman Movimiento contra la Intolerancia serían inmediatamente encarceladas.

Por cierto, leo en el informe Raxen, página 78:

"30-12-07 AGRESION ULTRA. Las clínicas abortivas de Madrid habían avisado el pasado jueves de que tenían «miedo» de lo que pudiera ocurrir al día siguiente, fiesta de los Santos Inocentes. Muchos años, esta festividad sirve para que cientos de personas se concentren en las puertas de los centros que practican abortos y protesten contra ellos. En ocasiones, incluso se ha llegado a atacar los centros con pintadas o pedradas contra sus ventanas. Ayer, la clínica Isadora, situada en la calle Pirineos (distrito de Tetuán) fue empapelada por la mañana con panfletos en los que la llamaban «Matadero Isadora», según informó la Cadena Ser. Una trabajadora de la clínica confirmó que no habían sufrido ningún ataque violento, sino sólo las octavillas. Los que las repartieron, según la cadena de radio, pertenecen al grupo Nación y Revolución, de ideología neonazi. Las mismas fuentes dijeron que se trataba de 10 hombres a cara descubierta,
que también repartieron sus panfletos en los parabrisas de los coches que estaban en esta zona
cercana a la Dehesa de la Villa. Un día antes, varias decenas de antiabortistas se concentraron frente a cinco clínicas madrileñas donde se practican abortos, entre los que estaba la Isadora. Los otros centros donde se manifestaron son El Bosque, Ginecológica Callao, Centro Médico Pacífico y Clínica Dator."

La persona que escribe en esta bitácora no se identifica en nada con grupos organizados de ningún tipo, y menos con Nación y Revolución ni leches de ideología marxista o fascista. Ahora, aquí la AGRESION para toda la sociedad, es precisamente el ejemplo de la citada Clínica Isadora, actualmente cerrada por triturar niños e incumplir de forma manifiesta la Ley.

Si todas las noticias están manipuladas como ésta última, no me extraña que cualquier bitácora que no rinda pleitesía a la línea ideológica del intolerante Movimiento contra la Intolerancia sea acusada de cualquier cosa injustamente, como la bitácora de Crispal.

Pesadilla.


Otra vez no pudo conciliar el sueño. Por la noche los acontecimientos volvían una y otra vez a su memoria, reviviendo incestuosamente sus recuerdos. En duermevela, el movimiento sudoroso de su cuerpo arrugaba las sábanas. Y ella se hundía, buscando desesperadamente descansar de sus pesadillas.


Aparecía de forma repentina, sin que ella hiciese nada para llamarlo. Aquella sombra erguida en el umbral de la puerta, observándola. Notaba que la presencia le miraba y no comprendía que quería de ella. La sombra se acercaba con pausados movimientos, como si disfrutase del espacio que le quedaba por recorrer hasta llegar al borde de su cama. No quiso mirar. No podía hacerlo. Se encontraba completamente rígida, esperando el preciso momento en qué él quisiera rozarla. No era miedo. Pero sí una angustia insoportable. No sabía quien podría querer comunicarse con ella, en base a qué la presencia se había manifestado. La estaba torturando sin piedad. No podía calcular el tiempo que llevaba acercándose, aunque le parecieron horas. Sintió de repente un dolor profundo, intensísimo. Casi le cortaba la respiración. Abrió los ojos aterrorizada, y vio la sombra pegada al borde de la cama. Nada hacía, más que observarla impertérrito, como si quisiese decirle algo que sólo ella mereciese saber. Notó como su espíritu pugnaba a salir de su cuerpo. Pero la cara, embozada en las sombras, era como si no le dejase moverse de allí. Una mano invisible no le permitía abandonar su cuerpo, exhausto del esfuerzo, y paralizado por el pánico. De repente, con la inconsistencia de un sueño letárgico, la sombra desapareció, y el dolor y la sensación de inmovilidad también. La inesperada visita se esfumó, y con ella el miedo. Ya no pudo sino quedarse exánime, agotada. Y envolviéndose en las sábanas, se quedó dormida.

Id con cuidado, lectores. Puede que la próxima vez el fantasma aceche en la intimidad de vuestros hogares.


Acción de gracias.


Ya es.
Ya crece.
Ya podemos ponerle nombre.
Ya soñamos transcurrir su vida entre páginas todavía no escritas.
Aquí tiene un hueco para él, en el apretado mundo de su familia. Un lugar donde se le querrá por lo que es y no por lo que vale, y se desarrollará hasta que se convierta en lo que quiera.
Un ruego que es oración: Dios le dé fuerza y coraje para llegar a ser una persona digna del don que ha recibido; ante todo, que sea bueno/a: lo demás, vendrá por añadidura.

Y gracias, Señor, por el anuncio del próximo nacimiento de nuestro quinto hijo.

Breve cuento de un regalo.



El sanitario de guardia se lo había advertido: es posible, señora, que haya complicaciones en el parto. Ella sonrió al doctor y se preparó encomendándose para lo que pudiera pasar. Sintió que la vida se le escapaba a borbotones por la herida. La sangre resbaló profusamente por el borde de la camilla de acero inoxidable, deslizándose entre las baldosas del paritorio. No era posible contener la hemorragia.. Acariciando la cabecita de su hijo recién nacido, notaba el cálido abotargamiento que precede a la inconsciencia. Se fue susurrando palabras de amor, mientras esperaba dulcemente el acontecer inevitable de la muerte.

Aquí estoy, ensimismado, analizando la frágil consistencia de mis recuerdos. Veo un niño criado por muchas manos abiertas, por muchas voces extrañamente familiares. Veo expresiones de ternura y tristeza en rostros difusos que me observan, admirándose de cómo me parezco a ella.. Veo a un hombre erguido, serio, esculpido en el claroscuro de la habitación, soportando estoicamente el peso invisible del dolor. Y me veo –el llanto reflejado en el espejo-, al darme cuenta por fin del sacrificio: su vida por la mía.

La infancia recluida en el oasis de la inocencia, dejó paso a la creciente curiosidad de las preguntas urgentes sin posibilidad de respuesta, y a la rebeldía indomable que persigue el valor sagrado de la libertad. Fueron tiempos difíciles en los que la personalidad se forjó a golpes de ausencia. El regalo de la vida se convertía en responsabilidad no pretendida ni deseada y una absurda culpa se empozaba en el fondo del alma.

¿Por qué me hiciste cargar con la responsabilidad de tu sacrificio, mamá?

Soñé muchas veces que me presentaba, anciano ya, delante de tu tumba, acompañado por un enorme baúl de logros conquistados para ti. Creía que nada era suficiente para compensar el amor de tu entrega. Todo giraba alrededor de interrogantes que se convirtieron en pilares de mi corta existencia. ¿Y si tú estuvieses viva?. ¿Qué tengo que hacer para merecerte y pagar la deuda contraída? Tengo miedo a ser un fracaso y defraudarte... ¡Qué breve y ligera parece una lágrima mía comparándola con una gota de sangre derramada por ti!

Pero con el tiempo me di cuenta que mi corazón sólo podía ofrecerte un simple ramillete de claveles blancos. Tus favoritas. Gracias a esas flores, la melancólica puerta de mi pasado que antaño conservaba con cerrojos de plata y oro, - esa huella de un regalo olvidado-, la abrí de par en par en busca del sentido de mi vida.

Tu regalo no era sólo para mí, madre.

Comprendí la generosidad de tu elección: la tragedia de la muerte, convertida por el amor en semilla que brota y se multiplica en el tiempo, repartiendo vida a lo largo de generaciones. Quizá yo no fuese el beneficiario final de tu regalo. Quizá fuera tan sólo el primer eslabón de la cadena que forjaste con tu sacrificio. Elegiste vivir en nosotros con tu tributo de amor. Y yo soy el testimonio de ello.

Tu regalo también es para ellos.


Recupero la compostura por el revoloteo incesante de mis hijos, exigiéndome atención a sus juegos. Nos hemos reunido toda la familia en torno al padre en la casa del campo, y huele a mantel recién puesto y a risas jóvenes. Y noto que ha sido en el verano de mi vida cuando al fin, lo he comprendido.

Gracias, madre.

Instrucciones para románticos empedernidos.


Modo automático del olvido: desconexión.
Acércate a la mesa, recopila papel y pluma,
esmérate en la caligrafía, contén la respiración.

Escríbelo, por fin escríbelo.

Coge un sobre y apunta su dirección.
Ve corriendo a la Oficina de Correos,
(no dejes que pueda contigo la emoción)

estampa un beso, y envíalo.

Ahora sonríe; y no esperes contestación.

Amores de siempre.


- Nena, estoy en la cumbre.
- Nene, yo estoy contigo.
- Hemos pasado muchas cosas juntos hasta llegar aquí, ¿no crees?
- Sí, y las aventuras y el tiempo han desgastado nuestros cuerpos, pero todavía andamos juntos en la misma dirección.
- ¿Recuerdas cuando éramos jóvenes e inexpertos?
- Recuerdo cuando no éramos más que tú y yo.
- Nada ha cambiado para nosotros.
- Todo ha cambiado alrededor.
- Es verdad. Este mundo ya no es el que conocíamos.
- Somos ancianos; es natural.
- No dejes de acompañarme en este camino.
- Ya pronto vamos a llegar.
- Cuando lleguemos, nena, quiero que sigas conmigo.
- Cuando lleguemos, nene, no te voy a dejar.

No puede ser.




¡No puede ser! Esa mujer es buena.
¡No puede ser una mujer malvada!
En su mirar como una luz singular
He visto que esa mujer es una desventurada.

No puede ser una vulgar sirena
Que envenenó las horas de mi vida.
¡No puede ser! Porque la ví rezar,
Porque la ví querer,
Porque la ví llorar.

Los ojos que lloran no saben mentir;
Las malas mujeres no miran así.
Temblando en sus ojos dos lágrimas ví
Y a mi me ilusiona que tiemblen por mí.

Viva luz de mi ilusión,
Sé piadosa con mi amor,
Porque no sé fingir,
Porque no sé callar,
Porque no sé vivir.

Cuadro infantil.




Fotografía de Carl Warner.

Has pintado las costuras de tu pequeño mundo,
mi niña, llenas de sabores color menta.
Y en la tormenta de trazos azul oscuro,
amarillos y rojos y rocas de nácar y arena.

Has dibujado un cielo blando y el sol profundo,
y un barco que cruza el océano a toda vela,
y en la esquina de tu cuadro, muy juntos,
tú y yo, la playa, y un millón de perlas.

Estrategia diabólica.


Eta ha vuelto a matar. Y lo ha hecho a dos días de las elecciones generales. ETA ha aprendido rápidamente que el pueblo español es permeable a los sentimientos e influenciable por el sufrimiento.

Eta es una organización terrorista con fines políticos, y su forma de hacer política es precisamente poner muertos sobre la mesa para conseguir de los demócratas interlocución política. Si todas las fuerzas democráticas tuvieran claro esta única premisa, sin posibilidad de matices, la banda ya habría caído hace tiempo.

Negociar con terroristas es legitimar los fines del terrorismo. Puede que haya personas de buena voluntad que crean que esto no es así. De hecho, todo aquel que vota al PSOE probablemente estén en desacuerdo. Esta controversia debería quedar siempre en segundo plano, en cuanto a que el verdadero enemigo siempre es el terrorismo. Es precisamente ETA quien se postula para dividir a la sociedad, y trasladar su mensaje de odio a los que sufren las consecuencias del Terror.

Desde esta perspectiva, la estrategia diabólica de ETA se concreta en el asesinato de un hombre sencillo, ex-concejal del partido socialista, amante de sus hijos y comprometido con la sociedad que le ha tocado vivir, desde su personal contexto vital. Eta ha utilizado la vida de Isaías como apuesta política en el tablero del poder. Esta siniestra carta la arroja a los partidos con opción de gobernar para que éstos se vean en la obligación de responder. ETA ya ha descontado la coherencia en esta legislatura de aquellos que no están dispuestos a dialogar. El destinatario de este macabro asesinato es nuestro presidente del gobierno, rehén de un mal llamado proceso de paz que ha pervertido de raíz las reglas democráticas de cualquier Estado de Derecho. Y le está diciendo dos cosas: en primer lugar, sigo operativo y puedo seguir matando, como respuesta al endurecimiento hacia el entorno etarra motivado por las elecciones; en segundo lugar, de ti depende que esta carta, a dos días de las elecciones, sepas jugarla.

Doblen hoy por ellos las campanas.


Me adhiero al recuerdo que en sus blogs dedican Hartos, Elentir y Natalia a las 192 personas que murieron el jueves, igual que hoy, tres días antes de las últimas Elecciones Generales, y a todos los que han muerto a manos de la banda asesina ETA.

Doblen por ellos las campanas,
y que su tañido matice
con diferentes sonidos
el aire fresco de la mañana.

Hoy veo: todo son miradas;
hoy amo: todo me recuerda
a las víctimas inocentes
que murieron por la espalda.

Doblen por ellos las campanas.
Luceros en la niebla,
antorchas de esperanza;
ejemplos de sacrificio
en su sangre derramada
por la dignidad y la paz,
por la libertad de España.

Todos nosotros hemos sido
testigos de la cruel infamia
de una justicia convenida,
de una falsa paz negociada.
Nuestro turno es ahora luchar
con la Ley, el voto y la palabra.

Doblen por ellos las campanas.
Las víctimas son de todos nosotros,
un pedazo de vida que permanece
prendida en el fondo de nuestras almas.

Dios acoja sus vidas truncadas
por el absurdo filo del terror;
y mitigue el dolor que nos hace
llorar hoy lágrimas amargas.

Que doblen;

Doblen hoy por ellos las campanas.


Actualización: Hoy ha sido asesinado de tres tiros, delante de su mujer y su hija, un ex-concejal del Partido Socialista de Euskadi en la localidad vasca de Mondragón. Mi más sentido pésame a su familia, y a ellos dedico, con la mejor intención, esta entrada.

Otra vez ETA matando, lo único que sabe hacer. ETA negocia con muertos. Nosotros no podemos caer en su macabro juego de negociación por muertos. Lo único que hará posible la disolución de ETA, es su derrota total, y que sus asesinos pasen el resto de su vida en la cárcel.

¡¡Viva España!!




¡¡Viva España!!
¡¡Viva la Libertad!!

Se fue la tarde.



Ya ves; se fue la tarde.
A pellizcos de luz,
sólo me quedé,
queriendo compañía;

Me vi mirándote.
Y fue con inquietud
cuando me pregunté
por esta soledad mía.

No sabría decirte..
Comprendí que tú
supiste entender
lo que me ocurría.

No quise amarte..
Frágil contraluz:
yo no te amé,
con lo que te quería.

Ya ves; se fue la tarde.
Se apaga mi juventud;
llega la noche y vagaré
junto a la melancolía.

Te pido perdón.



Cuadro de Vladimir Kush, ---Fauna in La Mancha---

Valorar lo invaluable.
Franquear lo infranqueable.
Arrojar al mar la piel que me perfuma;
a merced del olvido mi abrigo de terciopelo azul.
Barrer la arena, llenarme de espuma,
contar mariposas de cristal a media luz.
Apoyar mis brazos en el alféizar de la luna
y dejar un ratito de ser yo, para ser tú.

Amor en tiempos de cólera.





Quería que me dejases en paz.

Entraste sin llamar; eras como un intruso del que no conseguía desembarazarme. Quise gritar al enterarme de tu presencia. Pudiste escuchar uno a uno mis reproches. Todos me daban la razón y yo no podía ocultar mi ira hacia ti. No sé cómo pude hablar contigo esa noche, a solas, hasta que el amanecer tiñó de oro la madrugada; no sé qué aventuras me susurraste; no sé qué promesas imposibles de cumplirse. Y, sin embargo, llamaste a la puerta de mi corazón y te puse nombre.

Sí, hijo mío, tú me enseñaste a amar en tiempos de cólera.

Datos impersonales

Mi foto
Ahora, entre nosotros, por la paz de Dios, ahora, entre nosotros, se puede contar la verdad: ya hay fuerza para echar raíces, y bondad para hacerse viejo. Al fin hemos encontrado cosas en común, y al fin, un acuerdo y un credo, y ahora yo puedo escribir sin riesgo, y tú, también sin riesgo, puedes leer. G.K.Chesterton.